Estudiantes boricuas premiados por su robot

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

PONCE – Cinco estudiantes del colegio San Conrado, en esta ciudad, armaron un conjunto de piezas, programaron en computadora diversos comandos para hacer un robot que llevaron a una competencia donde obtuvieron uno de los reconocimientos que otorgan los jueces por la ardua tarea de este grupo de jóvenes boricuas.

El robot, identificado con 7035-A, es solo parte de los requerimientos para la competencia Mundial de Robótica VEX que debía completar el grupo de estudiantes de nivel intermedio: Christian J Collazo Lugo; Elat F. Rodríguez Arce; Jerry A. De León Bonilla; Ian Plaskette Quintana y Karl W. León Sepulveda.

Los estudiantes juntos a sus madres. (Fotos: Suministradas)

Los jóvenes, entre los 12 y 14 años, también tuvieron que entregar evidencia de una investigación, cuyo tema seleccionado fue Ingeniería y Ética en Biomédica, trabajo que los llevó a conocer como desarrollan y opera un brazo mecánico en una persona que ha perdido esa extremidad.

Los trabajos y resultados de esa investigación, la cual incluyó entrevistar a un ortopeda, están contenido en una enorme carpeta que recoge toda la labor realizada por este quinteto de alumnos, documento requerido para la competencia.

Los alumnos, integrantes del Club Robótica San Conrado, son uno de los 16 equipos puertorriqueños que llegaron a la competencia, celebrada en Kentucky. Once de esos equipos, distribuido en diversas categorías, regresaron con premios en sus manos.

“El mejor trofeo es el que lleva cada uno en su corazón, esas vivencias, experiencias, el conocimiento, esas amistades que hicieron con personas que jamás pensaban haber visto, eso no se los quita nadie”, destacó Raquel Rodríguez Mora, coordinadora de la región sur.

“Sé que este programa es costoso, es sacrificado, pero tiene cosas muy buenas para que enfoquen en lo que quieren para el futuro”, destacó antes de señalar que estudiantes que estuvieron en este programa han seguido estudios en ingeniería en robótica.

Lydia Santiago Zambrana, maestra de ciencias y mentora del grupo, explicó que el dinero para cubrir los gastos fue con el apoyo del Colegio, la venta de pizza, celebración de ‘Civil Day’. “La inscripción nada más son $975. Hay que pedir donaciones”, destacó.

La competencia, en cuya categoría hubo 80 equipos de diversas partes del mundo, consiste en un juego pre-establecido por los organizadores del evento, la compañía Vex. El evento se celebró del 29 de abril al 1 de mayo.

Los estudiantes realizan el juego en competencia con otro equipo. Este grupo de San Conrado midió sus destrezas con estudiantes chinos y de Inglaterra, entre otros países, con lo que tuvieron que hacer malabares en señas para poder entenderse. También tuvieron la ayuda de un traductor.

Rodríguez Mora explicó que el programa, realizado con determinadas piezas de robot y cuya compañía desarrolladora es la misma que realiza la competencia, inicia con un campamento de verano que toman los estudiantes para conocer la operación del robot, desde como programa la computadora hasta como desarrollarlo y ponerlo en operaciones para que ejecute determinado movimiento.

Durante el año, los estudiantes continúan tomando cursos y desarrollando el robot que en Puerto Rico compite a nivel regional, luego de Latinoamérica y finalmente mundial, explicó Santiago Zambrana.

Los jóvenes tienen todo el año escolar 2018-19 para hacer un robot que pueda ejecutar y completar el juego de la competencia del próximo año y el cual ya fue presentado a los alumnos. Son los padres y las instituciones los encargados de sufragar los gastos que requieran.

Cada robot utiliza seis motores, una computadora, ruedas, vigas, un sensor, un microprocesador, entre muchas otras piezas que deben estar autorizadas por la empresa que desarrolla la competencia. El aparato realiza el juego en una pista que cada equipo deberá tener para practicar y asegurarse que su robot ejecuta los movimientos requeridos.

La competencia le permite seis motores o menos, un microprocesador, los cables que conectan el robot con los motores, un sensor y un control que se conecta con una antena. También requiere de una computadora donde se programa el robot, el cual tiene una frecuencia para que su control no se afecte con otros robots.