Experiencia ecoamigable en el valle de Adjuntas

 ADJUNTAS – El parador Villas de Sotomayor, entre las montañas de este municipio, ofrece a sus visitantes la oportunidad de interactuar de una manera distinta con la naturaleza.

La hospedería ha decidido utilizar las 14.3 cuerdas donde se encuentra para ofrecer una gama de actividades a los huéspedes con diversos recorridos que van desde pescar hasta realizar cabalgatas en uno de los 18 caballos que tienen para esos fines.

La mayoría de las actividades son con reservación.

“Esta es la finca más organizada y diversificada que existe en esta zona”, resaltó Jesús R. Ramos Puente, propietario de la hospedería que dirige junto a su familia.

Durante un recorrido por las facilidades, Ramos Puente explicó que 70 de los productos que se cultivan en esas tierras, entre ellos lechugas, berenjenas, higo y brócoli, son utilizados en los diversos platos que preparan en la hospedería, la cual cuenta con el restaurante Las Garzas.

La mayoría de los platos que allí se sirven son de comida criolla, entre ellos, mofongos rellenos, diversos arroces, incluyendo arroz con guinea, así como chuletas y viandas con bacalao.

La carta también presenta platos menos tradicionales como el pato en fricasé, ovejo y conejo en escabeche o frito, entre otra variedad de formas que ofrecen para la preparación.

En las afueras del restaurante, el cual no tiene que ser huésped para disfrutar uno de esos suculentos platos, el ruido de las aves y la suave brisa invitan a dar un recorrido, si es que no decide sentarse un rato en una de las muchas hamacas que tiene el lugar.

Los recorridos por la finca son coordinados con los empleados. La hospedería diseñó lo que llaman “Day Pass” con el que las familias -que así lo deseen- pueden pasar todo el día en el parador sin tener que pernoctar en el lugar.

Adentrarse en la finca Don Jun -así bautizaron las cuerdas de terreno donde ubica la siembra- permite al visitante, además de conocer el sistema hidropónico donde cultivan las lechugas que sirven en el restaurante, el pescar o correr caballos.

La hospedería cuenta con 18 caballos y realizan cabalgatas por la finca con reservaciones. Una de las nueras de Ramos Puentes, explicó, comenzó un proyecto piloto con el que ofrece terapia con equinos a menores con síntomas de depresión.

Jesús R. Ramos Puente, propietario de la hospedería

 

La finca tiene un área de animales, otra de aves, una de cultivos y conservan unas 268 especies de árboles endémicos, algunos frutales.

Ramos Puente destacó que la hospedería participa en el proyecto de contacto verde con el que reciben estudiantes de las escuelas públicas para que tengan 20 horas contacto con alguna actividad relacionada con el ambiente.

El Parador celebra varias actividades abiertas al público, una de las más reconocidas es el Festival del Frío, que tantos esperan a principios de año.

Este evento, que dura tres días, tiene tanta aceptación que hay familias que ya tienen reservación para el 2020.

Este año la actividad contó con la asistencia de sobre 50 mil personas provenientes de toda la Isla.

Deja un comentario

*