Gobernador dice no acatará en su totalidad el plan de la Junta

Por CyberNews

 

El gobernador, Ricardo Rosselló Nevares aseguró el martes que seguirá adelante con su política pública establecida y que su gobierno tiene voluntad para hacer los cambios necesarios, a pesar que considera que el borrador del plan fiscal del gobierno que presentó la Junta de Control Fiscal (JCF) es más un plan de austeridad.

“Aquí hay voluntad y más allá que voluntad, hemos podido demostrarlo con resultados. Es importante que el pueblo de Puerto Rico sepa que aunque sabemos que hay unas consideraciones fiscales que estamos trabajando, lo más importante para nosotros es poder darle resultados al pueblo de Puerto Rico y la política adecuada. Nosotros tenemos la voluntad para hacer estos cambios y para echar a Puerto Rico hacia adelante”, dijo el mandatario en un mensaje transmitido por las redes sociales.

“Lo que no hemos tenido y nunca tendremos es voluntad para afectar a los más vulnerables y poner al pueblo en un segundo plano. Eso jamás lo tendremos. Es importante que ustedes sepan que seguiremos estableciendo lo que va a ser la política pública, no empece a los obstáculos operacionales que se establecen en este documento del plan fiscal”, afirmó al asegurar que se han tomado las acciones para mejorar la situación fiscal.

La alocución de Rosselló Nevares se dio mientras los miembros de la JCF llevan a cabo la décimo quinta reunión pública en la que se certificarían los planes fiscales del gobierno y de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

El lunes el presidente del ente federal, José Carrión, tercero anunció la publicación de borradores de los Planes Fiscales revisados del Gobierno y la UPR. Indicó que el Nuevo Plan Fiscal proyecta un superávit de ahora al año fiscal 2033 y déficits posteriores. Ese superávit a corto plazo requiere la implantación puntual y abarcadora de reformas estructurales, medidas fiscales y fondos federales adicionales.

“Esto no es un plan fiscal y de desarrollo económico. Esto es un plan de austeridad. Nuestra opinión es que la Junta de Control Fiscal ha cambiado totalmente su enfoque y su filosofía, no tan solo los números. Hay unos recortes más agresivos en el gobierno. Eso tiene como consecuencias afectar a los servicios y a los más vulnerables”, sostuvo el gobernador.

Dijo que el plan fiscal contempla recortes más agresivos y una serie de acciones adicionales que provocarían un superávit de 30 mil millones de dólares en los próximos 16 años. Alegó que esos fondos estarían disponibles para los bonistas, pero “sería en detrimento a los más vulnerables y a nuestra población. Esto no es justo”.

“Le dejamos saber de manera bien clara a nuestro pueblo que reconociendo los retos históricos que tenemos, los retos fiscales que hay por delante, seguiremos cónsonos con la política pública que hemos establecido porque Puerto Rico no merece en estos momentos un plan de austeridad. Lo que Puerto Rico merece es un plan de transformación que sí tenga como base un componente de compromiso fiscal y desarrollo económico pero cuyo objetivo principal sea el bienestar de nuestro pueblo”, finalizó.