Guía para un huerto casero

Por José Herminio Zayas Bermúdez, MBA

¿Cuáles son los beneficios de tener un huerto en el hogar? ¿Cómo planificar el huerto de acuerdo a las necesidades de la familia? ¿Conoces las herramientas que necesitas? Todo eso te lo explicaré aquí.

El huerto casero provee a la familia una fuente de alimentación de calidad y se mejora la producción de alimentos en nuestra Isla. Asimismo, nos permite cultivar hortalizas, frutas y farináceos frescos de forma escalonada para suplir las necesidades de la familia. Al producir nuestros alimentos mejoramos la economía del hogar y llevamos a cabo la mejor alternativa para producir alimentos sanos.

En el huerto se puede producir productos frescos todo el año para proveer seguridad alimentaria a la familia. Mejoramos la salud al aumentar el consumo de hortalizas y legumbres de mejor sabor, calidad y valor nutricional. Obteniendo beneficios económicos, podemos invertir en más semillas a la vez que mejoramos las relaciones con otros miembros de la comunidad al compartir los excedentes de productos del huerto. Proveen una oportunidad de ejercicio como terapia y educación al aire libre y estimulan el interés en la agricultura.

 

¿Qué se puede producir?
• Hortalizas: calabazas, melón, pepinillo, tomates, pimientos, cebolla, zanahorias, quimbombó, etc.
• Hierbas aromáticas: recao, cilantrillo y medicinales.
• Farináceos: guineos, plátanos, apio, ñame, papas, batata, etc.
• Frutas: papaya, limón, mangó, quenepa, guanábana, parchas, etc.
• Plántulas para desarrollar otros huertos.

Tamaño del huerto
• Se determina de acuerdo a los miembros en la familia y el espacio y tiempo disponible para trabajar el huerto.
En una familia de ocho miembros el tamaño del huerto debe ser de 70 x 60 pies; con cuatro miembros 30 x 30 pies y de dos miembros de 30 x 15 pies.

 

Diseño del huerto
• Una vez seleccionado el lugar es tiempo de diseñar y preparar el mapa del huerto.
• En el diseño indique la distribución de los cultivos de acuerdo a su tamaño y familia.
• Incluya en el mapa lo siguiente: área de germinación, área de siembra, de almacenaje de herramientas y materiales y área de compostaje.
• Determine el número de bancos, mesas o envases.
• El tamaño recomendado para los bancos es de 3 o 4 pies de ancho y hasta 5 pies de largo.
• Mantenga un espacio de un pie entre bancos para facilitar el desyerbo, la cosecha y la poda de plantas e instale bolsas plásticas negras encima de los bancos.
• Coloque los cultivos de este a oeste y de menor a mayor, para que reciban la misma cantidad de luz.
• Recuerde al sembrar, asociar cultivos que crecen bien juntos porque se ayudan mutuamente en su crecimiento o se protegen contra las plagas.
• Considere huertos en tiestos, pailas, tiestos, contenedores u otros envases que le permitan fácil acceso a alimentos sanos y nutritivos.
• Recuerde colocar estacas para guiar el crecimiento de enredaderas como las habichuelas y el tomate.
• Rote los cultivos de forma que no siembre consecutivamente en un lugar plantas de una misma familia.

 

Herramientas del huerto:
• Rastrillo de dientes duros – para remover terrones y repicar el terreno.
• Azada de jardinero – para remover los yerbajos y preparar los bancos.
• Rastrillo blando para limpiar el huerto de hojas secas y plantas muertas.
• Regadera, manguera con pistero o sistema de riego por goteo.
• Asperjadoras – aplicación de plaguicidas, abonos y herbicidas.
• Palas – para acomodar la tierra.
• Tijeras – para podar.
• Pico – para romper terreno y hacer agujeros.

Deja un comentario

*