Hace de la hidromiel una empresa

Por Angelique Fragoso Quiñones

redaccion@esnoticiapr.com

Luego de experimentar con la industria artesanal de chocolates y no lograr mucha demanda, decidió investigar más a fondo qué otro tipo de negocio podría hacer.

Estudioso de la historia griega y romana se topó con algo que era común entre ellos, el hidromiel.

Howard Morales se adentró en la industria de vinos de miel en el 2011, convirtiéndose en el primer y único fabricante de este tipo de bebida alcohólica en Puerto Rico.

Morales aseguró que su mayor dificultad ha sido el proceso de tramitar la permisología, pues asegura que puede tardar entre tres y ocho meses, siempre y cuando no surja ningún error o inconveniente en la documentación.

No todo salió como lo esperaba.

Un error en el nombre de uno de los ingredientes de su receta le costó cuatro meses adicionales en la espera de obtener los permisos para comercializar su producto, esto sin contar dos semanas más de investigación para comprobar que la parcha es una fruta tropical y así evitar pagar un impuesto mayor.

A la espera de esos permisos se sumaron varios meses antes de finalmente conseguir la aprobación del local donde establecería el negocio.

Cuando Morales ganó la subasta para obtener un puesto en la Plaza del Mercado Isabel II, en Ponce, estuvo tres meses pagando local sin poder vender una sola botella, esperando que inspeccionaran el negocio.

Este emprendedor ponceño confecciona el vino conjuntamente con Alejandro Medina Vega en un área que habilitó con aire acondicionado en la marquesina de su casa. Por el momento prepara el vino de miel con varios sabores distintos: mangó, china, piña, parcha y uva.

Morales asegura que todos los ingredientes que lleva su vino los adquiere en Puerto Rico, excepto la levadura.

El mangó lo cosecha en su patio, la china la compra en Adjuntas, la piña la compra a agricultores puertorriqueños y la parcha y la uva la siembra en el techo de su casa.

Milenaria la hidromiel

El hidromiel, según evidencia arqueológica,  se prepara hace unos 9,000 años. Evidencia de eso es que encontraron residuos de esta bebida en varias vasijas en una tumba china.

“Antiguamente el hidromiel, debido a la escasez y al alto costo de la miel, era reservado para los dioses. Era la bebida preferida de la realeza. Ahora yo lo hago disponible para el disfrute de todo el mundo”, expresó.

Morales comenzó a desarrollar un nuevo sabor de vino de miel que lleva uva, té negro chino y pétalos de rosa, de esta última señaló que le brinda un aroma exquisito a la bebida.

Deja un comentario

*