Identifique al niño con problemas del habla

Por Sandra Torres Guzmán
redaccion@esnoticiapr.com

La tecnología sin supervisión puede acarrear ciertas complicaciones en la niñez y los problemas del habla y lenguaje son una de ellas.

Hay una gran cantidad de niños de 12 meses de nacidos que no pronuncian sus primeras palabras ya que se mantienen jugando con equipos electrónicos y no interactúan con adultos, de modo que puedan reforzar las destrezas del lenguaje.

“Vemos muchos problemas en niñitos de un año que en vez de hablar prefieren señalar para pe-dir las cosas o llamar la atención de sus padres. Ya cuando son más grandecitos, como a los dos años, vemos muchas pataletas y se frustran porque no se pueden comunicar”, expresó la tera-pista del habla, Floriangelí León Cortés.

“Siempre exhortamos a las madres que en vez de utilizar los aparatos tecnológicos como celula-res, las iPad y juegos electrónicos, ellas sean el medio para que sus niños adquieran ese vocabu-lario”, recomendó.

La especialista nombró algunas de las señales que pueden reflejar problemas del habla en los pe-queños, entre estas, si el niño al cumplir un año de edad no dice sus primeras palabras, a los dos años no habla en frases y a los tres años no habla en oraciones.

“Uno de los problemas comunes a los tres añitos es cuando algunos niños presentan errores en pronunciación de sonidos. Es decir que se les hace difícil pronunciar sonidos que tienen las letras p, b, m, t, k y d”, aseguró.

A los cuatro años de edad, el niño debe entablar conversaciones con un adulto, contestar pre-guntas. Mientras que a los cinco años puede narrar cuentos cortos, sucesos pasados y la pronun-ciación de los sonidos al hablar es correcta.

“De seis años en adelante si no habla como un adulto, puede estar presentando problemas del lenguaje”, afirmó. Este comportamiento puede acarrear situaciones adversas en el aprovecha-miento académico.

Herramientas para ayudarlo
Es a través del juego que el niño desarrolla tanto las destrezas motoras como del lenguaje, me-diante la utilización de objetos, dibujos y otros detalles con el propósito de conocer el término correcto de las figuras.

“Nosotros recomendamos a los padres que en el hogar los motiven a soplar burbujas, hacer ejer-cicios con la lengua, que utilicen vasos y comer con cuchara. Esto les va a ayudar a fortalecer los músculos de la boca”, indicó.

Cuando un niño confronta dificultades con el lenguaje puede ser víctima de bullying, pobre apro-vechamiento académico y se le hace difícil socializar con sus pares. Esto los lleva a tener pro-blemas con su autoestima, en otros agresividad o aislamiento.

“Cuando están en escuela elemental van teniendo problemas porque los niños lo señalan ‘mira el que no sabe hablar’, ‘el que tartamudea’. Se refieren a ellos de forma discriminatoria y sufren”, recalcó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.