Importancia de los cuidadores en la vida de los adultos mayores

Por Jeannette Pérez Pierantoni, PharmD

 

Tus padres y familiares llegan a cierta edad en la que se les dificulta realizar algunas tareas. Quizás sus condiciones de salud disminuyen su movilidad o quizás necesitan estar en una cama la mayor parte del tiempo. Te has preguntado, ¿qué puedo hacer para mejorar su calidad de vida?

Debes comenzar por evaluar la situación del paciente que necesita ayuda. No todas las personas envejecen igual. No todos tienen las mismas condiciones o necesidades. Por lo tanto, es prudente observar y hablar con el paciente para determinar el tipo de ayuda que necesita.

A pesar de las particularidades de cada caso, lo que generalmente se mantiene igual es que llega el momento en que los envejecientes necesitan tener a una persona que los acompañe y ayude la mayor parte del tiempo. En el caso de las personas encamadas, la ayuda y supervisión debe ser constante.

El cuidador debe estar pendiente de distintos aspectos y realizar las funciones necesarias para mantener la salud del paciente encamado en óptimas condiciones.

Así que me gustaría mencionarte algunas áreas que no debes descuidar al momento de atender a un paciente encamado.

  1. Alimentación – En general se recomienda que los alimentos sean blandos y fáciles de masticar y tragar. No se debe olvidar el consumo de fibra para estimular el movimiento intestinal. Algunos de estos alimentos son las lentejas, brócoli, pera y avena. Es importante consultar con un profesional de la salud para determinar si es necesario evitar algún tipo de comida según la condición del paciente. En muchos casos, el doctor de cabecera, puede referir al paciente a un nutricionista que puede ayudar a determinar una alimentación que sea adecuada.
  2. Eliminación – Es común que los envejecientes que están encamados presenten problemas de estreñimiento e incontinencia. La reacción normal es disminuir la administración de líquidos al paciente. Sin embargo, esto solo logrará complicar el problema de estreñimiento en el paciente y, por otra parte, no solucionará el problema de incontinencia. En el caso de que debas salir con el paciente, solo restring los líquidos de media a una hora antes de salir de la casa y cuando sea necesario, utiliza pañales de adultos para evitar accidentes.
  3. Higiene – Cuando ya el paciente no puede levantarse ni caminar es necesario bañarlo en la cama para mantener la piel limpia. Este baño debes realizarlo utilizando un recipiente con agua, paños y un jabón suave. Se recomienda aplicar el jabón con un paño húmedo y luego retirarlo con paños mojados. Si el paciente tiene heridas o líneas de suero, debes tener cuidado en estas áreas.
  4. Movilización – Es importante que el paciente no esté todo el tiempo en una misma posición. Largos períodos de inmovilidad pueden causar problemas de metabolismo, estreñimiento y/o úlceras en la piel. Se recomienda cambiar la posición del paciente constantemente y dar masajes que estimulen la circulación. También debes observar su piel para identificar cambios causados por hongos e identificar pequeñas úlceras.
  5. Comunicación y relación con el ambiente – Al igual que las demás personas el paciente necesita comunicarse con otros y estar al tanto de lo que está pasando. Por lo tanto, debes promover que familiares y amigos visiten o llamen al paciente. Esto los ayuda a mantener la mente activa y evita que se depriman. Además, puedes llevarle periódicos, libros o revistas. Si al paciente le gusta escuchar radio o ver televisión, también puedes ponerle música o sus programas favoritos.

Realizar estas tareas no es trabajo fácil por lo que, en la medida que sea posible, se debe alternar la responsabilidad con otros familiares que puedan ayudar al cuidador. De esta manera se evita que el cuidador se lesione, se desgaste física, emocional y mentalmente.

Además, al delegar ciertas tareas, le proveemos al cuidador un momento de descanso, tranquilidad y tiempo para que pueda distraerse. De esta manera, el trabajo del cuidador se convierte en uno más llevadero.

Si tienes alguna duda, sugerencia o tema que te interese que sea discutido, puedes escribir a estureceta@gmail.com.

Deja un comentario

*