Inicia tu huerto casero

Por José Herminio Zayas Bermúdez, MBA

La humanidad desde sus comienzos ha tenido que proveerse de sus necesidades básicas para mantenerse vivo.   El albergue y el alimento es una de las necesidades más importantes.  En estos momentos de crisis que vive el mundo es necesario capacitarse en como producir nuestro propio alimento en caso de una crisis alimentaria mundial y que mejor que aprovechar este espacio para hablarle de los huertos caseros.

¿Qué es un huerto? Un huerto es un predio de terreno o lugar en el cual se cultiva y desarrollan hortalizas, frutas y farináceos que luego se consumirán en el hogar.  Al sembrar en nuestras casas o entornos obtenemos muchos beneficios. Podemos mencionar que se suple a la familia y amigos de hortalizas, frutas y farináceos frescos durante todo el año.  Aumentamos el consumo entre los niños de los frutos de la tierra y hacemos ejercicio trabajando en el huerto. Todos sabemos que el sabor de lo fresco es mucho mejor.

Ya sabemos lo que es un huerto, pero algo muy importante es la seguridad en ese lugar. Esta pequeña guía les ayudará a no tener accidentes mientras estén trabajando en el huerto, ya sea comunal, casero o escolar.

  1. Protección contra los rayos del sol: usar protector solar.
  2. Utilizar camisas de manga larga.
  3. Utilizar gafas de sol o seguridad.
  4. Utilizar sombreros o gorras.
  5. Utilizar guantes de construcción para protección de las manos.
  6. Verificar que no haya animales o insectos dañinos antes de comenzar a trabajar para evitar mordeduras o picadas.
  7. Saber utilizar y conocer las herramientas del huerto: pala, rastrillo, sembrador, asperjadora, pico, azada, machetes, etc.
  8. Leer y entender las etiquetas de los abonos y plaguicidas a utilizar, si la etiqueta del producto está en inglés y no la entiende, debe buscar ayuda.
  9. Estar bajo supervisión de un adulto en todo momento (en el caso de menores).
  10. Tener agua cerca todo el tiempo: para tomar necesitará agua limpia y fresca, para regar y para limpiar en caso de accidentes.
  11. Tener un botiquín de primeros auxilios en caso de cortaduras o picadas.
  12. Duda o preguntas llamar al Agente Agrícola del Servicio de Extensión Agrícola de su municipio.

Siempre debemos aplicar la seguridad al trabajar en el huerto.  Comencemos por escoger el lugar en nuestra casa o comunidad donde sembraremos.  Es importante conocer las plantas debido a que algunas se siembran a pleno sol y otras necesitan sombra.  Por ejemplo, el quimbombó, tomates, pimientos, ajíes (tanto dulces como picantes), berenjenas, cebolla, repollo, melón, habichuelas, calabazas y maíz son plantas que requieren y se siembran a pleno sol.  La lechuga, cilantrillo y recao requieren un poco de sombra.

Es importante, no importa la planta, observar por cual lado de nuestra casa sale y se pone el sol: para sembrar de este a oeste.  Tomemos en consideración que vivimos en el área sur y debido a esto las temperaturas son más altas.  Le recomiendo que las plantas reciban al menos de cuatro a seis horas de sol al día preferiblemente en la mañana.  Nuestro terreno debe ser uno suelto con gran contenido de materia orgánica.  Si no lo es, debemos repicar el suelo y quizás conseguir un poco de “top soil” y mezclarlo.  También podemos sembrar en envases como pailas, cubos, gomas, tiestos.  Podemos comprar o conseguir tierra en las casas agrícola o tiendas especializadas.

La próxima semana les daremos una idea del tamaño del huerto, las herramientas necesarias, factores a tomar en cuenta, selección y preparación del terreno. Hasta la próxima!

Deja un comentario

*