Interminable el anillo de circunvalación

Por Eduardo L. Questell Rodríguez

redaccion@esnoticiapr.com

@elquestell

 

PONCE – Como el cuento de nunca acabar, así parece que la historia hablará de la extensa y tortuosa construcción de la PR-9, carretera que concluiría el anillo que circunvalará esta Ciudad. La apertura de toda la carretera podría tardar hasta el 2021, ya que no podría abrirse uno de los tramos sin la culminación del otro.

La construcción del segundo tramo de la PR-9, que transcurre desde la PR-123 (urbanización Las Delicias) hasta la PR-132 (al lado de la escuela Eugenio LeCompte), comenzó en el 2012 y ya cuenta con al menos 40 meses de retraso con relación a la fecha de entrega inicial.

El proyecto está completado un 94%. No obstante, son varios los inconvenientes que obstaculizan su culminación en un futuro cercano.

 

Situación tras situación

Uno de los derrumbes que requiere reconstruir el tramo.

En el 2016 la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT) y el Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP), aludían a un problema de reubicación de unas torres de alto voltaje de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), como la piedra en el zapato para el retraso de la obra. En aquel momento la obra ya contaba con 18 meses de retraso y se proyectaba que abriría en febrero de 2017.

Sin embargo, el huracán María ocasionó al menos 90 días de retrasos y dejó al descubierto unas deficiencias en el área del puente sobre el río Canas. La fuerte embestida del río socavó varias pilastras, esto retrasó el proyecto aún más e hizo que el contratista tuviera que comenzar un proceso de mitigación y agregar una obra adicional que no estaba contemplada.

La ACT luchó para que la Federal Highway Administration autorizara la alteración del proyecto y el depósito de 5,500 mil metros de piedras a un costo de $1 millón. Ese trabajo de protección de las pilastras concluyó hace apenas dos semanas, según lo detalló el Ingeniero Harold Díaz, encargado del proyecto por parte de la empresa constructora Ferrovial.

Finalmente, tres deslizamientos de tierra, el más antiguo y visible es el de la rampa que conecta la PR-9 con la PR-123, en el semáforo. Ahí se deslizó un área significativa y en aquel momento que se entregó el primer tramo, hubo que modificar el diseño. Hoy día ese espacio se necesitaría para una de las rampas.

Directora regional de la ACT ofreció detalles del proceso de mitigación.

Otro deslizamiento, el más grande ubica en la unión del segundo tramo con el primero, allí se levantó todo el asfalto, rompió obras pluviales y es el más complejo de solucionar, explicó el ingeniero Julio Báez, encargado de la obra por parte de la ACT.

“Con los dos pequeños se hizo monitoreo del suelo, para ver cómo se atendía. Para el deslizamiento más grande se trajeron dos expertos y un tercero fue quien finalmente nos dio la solución. Ese proceso de monitoreo con inclinómetros duró varios meses. Dos geólogos nos dijeron que un deslinde de terreno como ese nunca había ocurrido en Puerto Rico”, aseguró Báez.

La ingeniera Marilyn Rodríguez Díaz, directora regional de la ACT ofreció detalles del proceso de mitigación y burocracia que atrasaría la apertura.

“A pesar de que tenemos un 94% de la obra culminada, los trabajos de los deslizamientos nos atrasarán bastante. Ahí nada más se le agregan al menos unos 8 meses más solo para mitigar, sin incluir todo lo adicional de asfalto y rampas. Por eso la instrucción es terminar todos los trabajos que se puedan que no tienen que ver con este problema”.

 

Deslizamientos serán un proyecto aparte

Depósito de 5,500 mil metros de piedras a un costo de $1 millón.

“Vamos a llevar estos tres deslizamientos a subasta, el costo en gran parte será sufragado con $1 millón y poco más que sobra del proyecto más $5 o $6 millones del fondo de contingencia. La solución que nos planteó el experto para el deslizamiento es el construir un canal con piedras de 3 metros de profundidad, 10 metros de ancho y al menos 200 pies de largo. Con eso se cortaría esa falla ahí”.

“El atraso vendrá por el proceso de permisología, diseño y la agencia federal, porque estos son fondos federales. Ya he sostenido dos reuniones con el Ingeniero Jaime La Fuente, de la oficina de diseño. A la vez tengamos el diseño, tiramos la subasta que tiene que participar la Federal Highway. Luego hay que hacer un contrato y las concurrencias de esa agencia federal. Se le entregan planos y nos los devuelven, hasta que por fin saldría la subasta. Ese proceso nada más podría tardar un año, porque son de 6 a 8 meses de diseño, sin contar entonces la eventual construcción”.

 

Tercer tramo

La nueva fecha de entrega del poryecto es septiembre del 2020.

El segmento final que uniría la PR-132 con el sector Baramaya y la PR-2 y PR-52 estaba supuesto a abrir en enero de 2018. Sin embargo, ahora mismo las obras que realiza el contratista “Las Piedras Construction”, se encuentran a un 65% de completadas y la nueva fecha de entrega es de septiembre del 2020, de no haber más contratiempos”, aseguró la ingeniera Damaris Michelle Santiago, quien está a cargo de la obra por parte de la ACT.

La Ingeniera nos relató que al colapsar unas vigas que ya estaban colocadas en uno de los cuatro puentes que componen el proyecto, más otros daños ocasionados por el huracán María, el proyecto se atrasó unos 6 meses.

“Ahora se está trabajando donde se cayeron las vigas, en el primer puente ya se instalaron las vigas, faltan las rampas de acceso, luminarias y el marcado de las líneas. Otros dos puentes, el 3 y el “West Main” ya se completaron. Los otros dos restantes están en proceso, pero ya se le está instalando la loza de hormigón. También restarían por terminar unos muros que se instalan para aguantar los puentes”.

 

Intervención senatorial

Una gran parte d la vía está a la espera de otros tramos.

El senador del distrito de Ponce, Luis Berdiel, quien junto a funcionarios de la ACT, DTOP y ambas constructoras inspeccionaron el proyecto, se expresó sorprendido ante los atrasos.

“Contra la naturaleza nadie puede, pero esto hay que agilizarlo. Yo voy a sostener una reunión con la directora de la ACT, Rosana Aguilar, para ver cómo podemos echar esto a andar más rápido. Esperar al 2021 es demasiado tiempo. Inclusive voy a abogar porque si el tercer tramo se termina antes que el segundo no haya que esperar por ese para abrirlo, tal y como se hizo con el primer tramo que ya está abierto a los conductores. Esta arteria de la ciudad es bien importante y hace falta terminarla cuanto antes”, expresó el Senador.