IRAS: Planificación financiera para el retiro

La planificación financiera para nuestro retiro debería ser una de nuestras prioridades. Este es un proceso que comenzaremos cuando seamos conscientes de que tendremos ciertas limitaciones económicas si sólo contamos con el ingreso del Seguro Social cuando lleguemos a la edad del retiro.

Es importante recordar que desde su creación en el 1935, el propósito principal del Seguro Social es proveer protección básica a los trabajadores contra problemas financieros causados por muerte, incapacidad y vejez. Su objetivo siempre ha sido mejorar las condiciones económicas de las personas, no así que sea la principal fuente de ingresos al momento de su retiro laboral.

Desafortunadamente muchos tienen la falsa expectativa que el Seguro Social suplirá todas las necesidades económicas durante la jubilación. Lamentablemente el Seguro Social no fue creado con este propósito. Es por esto que es sumamente importante establecer una planificación financiera personal fundamentada en el ahorro para tener fondos suficientes y poder tener una vida plena al momento de nuestra jubilación.

Para comenzar un plan financiero personal lo primero que necesitamos es tomar la decisión. Luego necesitamos voluntad y consistencia ya que es un proceso que conlleva tiempo. Además, necesitamos continuidad, compromiso, y hasta cierto sacrificio para lograr la meta financiera establecida. No importa la edad, el tipo de trabajo que tengamos, o tus responsabilidades económicas actuales; nunca es tarde para comenzar ahorrar para el retiro.

Existen diferentes alternativas de ahorro para el futuro. En esta ocasión deseamos orientarlos sobre las Cuentas de Retiro Individual (conocidas como las IRA’s) o contrato de anualidad.

Una cuenta IRA, es una cuenta de ahorro que se apertura en una institución financiera y el contrato de anualidad se hace con una compañía de seguros. Aunque es un producto creado para fomentar el ahorro para el retiro uno de los beneficios a corto plazo es que usted puede deducir de impuestos las aportaciones o primas pagadas.

Las cuentas IRA’s pagan intereses, y el aumento en el valor de la cuenta o anualidad no pagará impuestos hasta que los fondos sean recibidos por el contribuyente cuando se retire. Cualquier persona menor de 74 años al cierre del año contributivo que reciba ingresos por concepto de salarios, propinas, bonos, comisiones entre otros, o reciba alguna ganancia de una profesión u ocupación es elegible para abrir una cuenta IRA. La deducción máxima para recibir el beneficio contributivo es $5,000, y en caso de personas casadas pueden deducir hasta $10,000.

La edad para comenzar a recibir el ahorro acumulado es a los 60 años. ¿Se puede retirar el ahorro acumulado antes de los 60 años? Sí se puede retirar el ahorro, aunque no es recomendable por la penalidad que tendría que pagar al Departamento de Hacienda, y en ocasiones a la institución depositaria.

Sin embargo, existen ciertas excepciones por la cuales se puede retirar los ahorros acumulados sin penalidad: muerte, incapacidad física y/o mental, gastos médicos relacionados a una enfermedad catastrófica de un familiar, pérdida de empleo, gastos universitarios de los dependientes directos, reparación por daños a la residencia principal causados por fuego, huracán, terremoto u otras causas fortuitas y evitar la ejecución de la residencia principal por atrasos en los pagos de la hipoteca.

Existen diferentes tipos de Cuentas de Retiro Individual, lo importante es que no espere más ni deje de recibir el beneficio contributivo mientras ahorra para su futuro.

Para conocer detalles y cuál es la más que le conviene se puede comunicar con Medina Mercado Financial Solutions para una orientación libre de costos al 787-605-3584, al correo electrónico segurosmedina@yahoo.com,por Facebook o Instagram. Hasta la próxima.