Isis Morales domina el cáncer para ayudar al más necesitado

Por Angelique Fragoso Quiñones

redaccion@esnoticiapr.com

 

GUAYAMA – Isis Morales Ramos recibió la noticia de que tenía cáncer hace poco más de una década, pero eso no la amilanó en su afán de ayudar a los más necesitados.

Morales Ramos recibe tratamiento contra el cáncer dos veces al mes, el resto del tiempo lo dedica a identificar las necesidades de los vecinos de la comunidad Pueblito del Carmen, en Guayama.

“Aún con cáncer nunca dejé de trabajar”,dijo Morales Ramos, quien tras una separación estuvo ocho años dedicándose por completo al cuido de sus cuatro hijos varones, los cuales logró que estudiaran hasta convertirse en profesionales.

En los últimos dos años, ha trabajado arduamente para levantar la comunidad Pueblito de Carmen, en Guayama, donde viven alrededor de 200 familias bajo los niveles de pobreza.

La mayoría de los hogares son en madera, algunos aún con el piso de tierra y sin acceso a agua potable ni energía eléctrica.

“El cambio se ve, se siente y la gente lo dice”, aseguró Morales Ramos sobre la labor que ha realizado con la ayuda de una treintena de voluntarios de dentro y fuera de la comunidad. Los trabajos van desde reconstruir o habilitar algunas viviendas, crear caminos para dar acceso a las casas hasta preparar académicamente a niños, jóvenes, adultos y envejecientes.

Además, ayudó a que la escuela Francisco Navarro Colón se convirtiera en un lugar donde los residentes de Pueblito del Carmen pueden realizar sus actividades y tener acceso a talleres que los preparen para poder autoemplearse. 

Los planes no se detienen, aseguró entusiasmada. Morales Ramos planifica ofrecer talleres de seguridad comunitaria, costura y agricultura. Y tan reciente como del 26 de diciembre de este año, hasta el 4 de enero de 2017, ofrecerán el programa de guardabosques juveniles con ayuda de voluntarios.

Morales Ramos aseguró que este trabajo le ha traído muchas satisfacciones. “El ver jóvenes terminar su cuarto año, personas adultas que no lo habían logrado y lo logran”, destacó antes de señalar que muchos niños tan siquiera conocen el mar ni tienen la oportunidad de ir a un lugar recreacional porque su familia es numerosa y no tienen el dinero para llevarlos.

Toda esa ayuda al necesitado ocurre mientras supera los continuos dolores en su esternón, los que no han sido limitación para seguir luchando por el bienestar de Pueblito del Carmen.

“Mi sueño es hacer mi propia entidad sin fines de lucro donde haya menos protocolo”, manifestó al confirmar que este es el principal obstáculo para que los proyectos de desarrollo comunitario avancen, ya que hay necesidades apremiantes que no pueden esperar.

Le encantaría dedicarse a la población de adultos mayores, la cual estudios recientes en esa zona confirman que ha ido en aumento. Los envejecientes, indicó, son las personas que viven en mayor precariedad porque no pueden trabajar, están enfermos y sus casas se deterioran por no tener las fuerzas ni el dinero para darle el mantenimiento que necesitan.

Morales Ramos anhela que la entidad que presida se encargue de la reconstrucción de vivienda de esos adultos mayores.

Deja un comentario