Joven se reinventa con camión para pintar uñas

Adelis Lebrón Colón, sin duda, capta la atención de todo el que encuentra a su paso, mientras conduce su fabuloso y llamativo camión rosado. Para la joven, residente de Guayama, el arte es su mayor pasión.

Sin embargo, cuando Adelis debía escoger su carrera universitaria, escuchó muchas voces a su alrededor que le decían: “que ella era muy buena estudiante para estudiar arte”, “que estudiara otra cosa”, “que el que estudia arte se muere de hambre” y muchos otros comentarios despectivos.

“Con todos los consejos que recibí de los adultos, decidí estudiar biología y mantener el arte como un pasatiempo. Sacaba muy buenas notas e iba muy bien en la universidad. De hecho, finalicé mi bachillerato, pero yo sabía que la biología no era lo mío”, contó Adelis, quien fue admitida en la Escuela de Medicina de Ponce.

Según la joven guayamesa, mientras se encontraba es sus clases de medicina, no dejaba de pensar en el vacío que sentía porque no se visualizaba ni se sentía parte de ese mundo.

“Decidí dejar a un lado la carrera de medicina y tomar un tiempo para pensar, para internalizar y encontrarme conmigo misma. Quedé embarazada y pasaba mis días pintando”, relató.

La joven se entretenía haciendo arte en sus uñas y todos los días subía fotos a la red social de Instagram. “Para ese momento el ‘nail art’ no era muy popular en Puerto Rico, pero tenía muchos seguidores de Estados Unidos y otros países donde el arte en las uñas era más popular”, explicó.

En poco tiempo, representantes de la línea de belleza Kiss, contactaron a Adelis y le hicieron una propuesta para que diseñara el arte de sus uñas postizas; compañía para la cual trabaja hace 5 años.

La joven también fue contactada por representantes de Essay y Sally Hansen para la creación de contenido publicitario para sus marcas.

“Luego, decidí alquilar un espacio en un salón de belleza para poder atender clientes, pero necesitaba un entorno más tranquilo y acogedor para desarrollar mi arte. Es difícil de explicar porque yo no hago uñas, ni trabajo acrílico. Yo hago arte sobre las uñas. Utilizo esmalte de gel, pero todas mis obras son únicas y hechas a pincel”, explicó la artista y añadió que trabaja diseños de diferentes temporadas, motivos y hasta logos de compañías. 

Es entonces cuando Adelis comenzó a elaborar la idea de un Nail Truck donde tuviera un espacio para poner en práctica su creatividad. Con la ayuda de su esposo, José León Rivera, adquirieron un camión y lograron prepararlo como ella siempre lo había soñado.

“Ha sido un tiempo de mucho trabajo. Hemos reído, pero también hemos llorado. Los factores tiempo y dinero han sido los más fuertes y difíciles. Sin embargo, si algo tengo muy claro es que el tiempo de Dios es perfecto. Lo más maravilloso del proceso es ver que, como familia, nos hemos convertido en un verdadero equipo. Estoy bien emocionada y me siento feliz de poder hacer lo que me realmente me gusta”, sostuvo la joven madre de dos hijos.

El nail truck – A Pincel está en el pueblo de Guayama, pero se mueve a diferentes eventos alrededor de la Isla.

Adelis, con su camión de arte, nos motiva a buscar nuestros dones y a perseguir nuestros talentos. Gente como tú que nos recuerda que vale la pena vivir a plenitud.