Juegos electrónicos versus juguetes tradicionales

Foto: Kevin Rivera

Por Dianerys Calderón Vázquez

redaccion@esnoticiapr.com

 

Se acerca la Navidad y atrás parece haber quedado los muñecos de trapos, los soldaditos y los peluches, con los cuales muchas personas de generaciones pasadas se divirtieron en su infancia. Ello, a raíz de la llegada de aparatos tecnológicos como el celular y la Tablet que han capturado cada vez más la atención de los niños y niñas y sus progenitores a la hora de escoger un obsequio en época festiva.

Sin embargo, para la catedrática del programa de Psicología de la Ponce Health Sciences University, Nydia Ortiz, el hecho de que los niños utilicen juegos electrónicos no significa que estos enfrentarán repercusiones negativas sobre su salud. 

No obstante, Ortiz admitió que es un proceso que se debe supervisar correctamente. 

“Los juegos electrónicos pudieran resultar más atractivos para los niños y niñas, y en muchos casos, ayuda a que los padres tengan un respiro, y esto no puede verse como algo negativo. El problema es cuando esto se convierte en una actividad prolongada y no supervisada adecuadamente”, dijo Ortiz.

La doctora en sicología añadió que cuando se sustituyen tareas importantes y esenciales por ese tipo de juegos es imperativo que se logre hacer un balance.

De igual forma, enfatizó en que, en ocasiones, son las mismas familias quienes se involucran más de la cuenta en sus actividades solitarias con diversos equipos electrónicos. Lo que pudiera provocar que el concepto “familia” quede rezagado en la interacción entre sus miembros.

La expresidenta de la Asociación de Psicología de Puerto Rico aseguró que más allá de un impacto cognitivo, la tecnología pudiera repercutir en el ámbito social.

“No necesariamente se afecta la creatividad de quienes optan por jugar con aparatos electrónicos.  Hay artículos a favor y en contra de ese argumento. Sin embargo, muchos de estos juegos propician la creatividad, ya que se utilizan para brindar algún tipo de tratamiento o capturar la atención de los niños y niñas”, señaló Ortiz.

Lo cierto es que, desde temprana edad, muchos niños logran desplazar sus dedos con mucha facilidad sobre un aparato electrónico como el teléfono celular o la Tablet. Una acción que debe ser supervisada constantemente, según Ortiz, para tener mayor control del tipo de material que acceden los niños en la web.

“Los padres deben estar bien atentos con los juegos que escogen para sus hijos en esta Navidad, ya que los juegos, de no ser los adecuados, pudieran impactar la forma en que estos percibirán la realidad”, añadió la profesora.

De igual forma, Ortiz recomendó a los padres a mantener como prioridad aquellos juegos que propicien el buen ejercicio y la sana alimentación sobre el sedentarismo y aclaró que un juego electrónico puede ser tan bueno como un juego tradicional. Solo es cuestión de escoger bien.

Mientras que algunos expertos afirman que los juguetes tecnológicos ayudan a los menores a expresarse, otros alertan por el riesgo de ensimismamiento.

Sin embargo, la psicóloga explicó que un acto creativo no se inhabilita por la presencia de tecnología, ni se alienta por la ausencia de esta, ya que la creatividad puede surgir en múltiples escenarios.

Asimismo, dijo que, “si los padres mismos están involucrados constantemente en las redes sociales se está fomentando un mensaje contradictorio, ya que es importante priorizar otras actividades como lo es compartir, comer juntos, atender a quien tengo al frente”.

Ortiz fue enfática en que tanto los juegos tradicionales como los juegos electrónicos pudieran ser beneficiosos para el desarrollo de un menor siempre y cuando se utilicen correctamente.

En el caso de los juegos tradicionales como son las pelotas, los peluches, las muñecas; estos siguen estando disponibles y cada año los niños lo siguen demandando.

Estos juguetes facilitan que los menores interactúan en familia, aumentan la posibilidad de que conozcan a otras personas, reciben estímulos para hablar y aprenden palabras nuevas, son juegos menos sedentarios y aprenden sobre el medio por el contacto directo.

Por su parte, los juegos tecnológicos como los videojuegos y los nuevos dispositivos electrónicos presentan una oferta atractiva para los niños y pudieran ser beneficiosos ya que ayudan a desarrollar aptitudes como la lógica, la estrategia y el ingenio, permite que los menores vivan experiencias nuevas, fomentan las actividades en equipo, ayudan a la motricidad fina y mejoran la capacidad visual.

Deja un comentario

*