La consulta inicial y los daños en casos de impericia médica u hospitalaria

Diariamente en nuestras oficinas atendemos consultas de personas que interesan saber si están en posición de proceder judicialmente por eventos que consideran fueron causados por impericia médica u hospitalaria. La contestación a dichas consultas depende de varios factores, algunos de los cuales se explican a continuación.

El ordenamiento legal de Puerto Rico permite que una persona presente una reclamación judicial para resarcir los daños causados negligentemente por un tercero.  Este tipo de acción judicial requiere que se satisfagan tres requisitos:

(i) la existencia de un daño físico, mental o patrimonial;

(ii) negligencia por parte de un tercero; y

(iii) una relación de causa y efecto entre el daño y la negligencia del tercero (es decir, que la negligencia del tercero haya causado el daño reclamado).

Para prevalecer judicialmente es necesario presentar prueba que demuestre que los tres requisitos están presentes.

A raíz de lo anterior, en casos de impericia médica u hospitalaria, lo primero que se evalúa cuando se atiende una consulta son los daños que ha sufrido la persona.  Siempre le informamos al que nos consulta que independientemente del grado de negligencia cometido en el trato médico u hospitalario, si no se han sufrido daños no es viable en términos legales presentar una reclamación judicial.

También le informamos que para todo caso de impericia médica u hospitalaria es necesario, como regla general, contratar los servicios de un perito médico para que estudie los hechos del caso y rinda un informa pericial que establezca los daños sufridos, la negligencia del tercero y la relación causal entre la negligencia y los daños.

Los honorarios de los peritos médicos (quienes por lo general son doctores de profesión) fluctúan dependiendo de su especialidad y experiencia.

Sin embargo, es muy común que el costo de un informe pericial para un caso de impericia médica u hospitalaria sea de miles de dólares. Debido a que el informe pericial escrito es un requisito legal sin el cual el tribunal no atenderá los méritos del reclamo de impericia médica u hospitalaria, antes de comenzar el proceso judicial es necesario invertir el dinero necesario para obtener el referido informe.

Ante ese escenario, en toda consulta, es necesario ponderar si los daños sufridos permitirán presentar un reclamo judicial que justifique económicamente la inversión en el o los informes periciales escritos que sean necesarios para probar el reclamo (en muchos casos, es necesario contratar más de un perito para establecer los diferentes elementos de la reclamación judicial).

Además de los costos de los informes periciales, también es necesario considerar los costos del proceso de descubrimiento de prueba y demás etapas del potencial litigio, los cuales pueden representar miles de dólares adicionales.

Es decir, en casos de impericia médica u hospitalaria, los daños a reclamarse deben ser lo suficientemente significativos como para que sea posible presentar una reclamación judicial que permita recuperar la inversión económica de los informes periciales escritos, así como los costos del proceso de descubrimiento de prueba y litigio.

Si usted o un allegado sospecha haber sufrido daños a raíz de cuidado médico/hospitalario inapropiado o negligente, consulte con un abogado litigante de su confianza y conozca sus derechos. Si usted no lo hace, nadie lo hará por usted.

Para más información o para una consulta legal, puede comunicarse con el Lcdo. Paúl A. Rodríguez Vélez al 787-299-5118. También puede visitar su página de internet www.prvlaw.com o escribirle un correo electrónico a info@prvlaw.com. El Lcdo. Rodríguez Vélez cuenta con una maestría en Derecho de la Universidad de Harvard y años de experiencia como litigante en el foro estatal y federal.