La incómoda infección de orina

Hay un tipo de infección que afecta más a las mujeres que a los hombres. Es la infección del tracto urinario o, como normalmente la llamamos, infección de orina.

Este tipo de infección puede afectar a cualquier persona, pero hay ciertos factores que contribuyen a que aparezca. Hablemos un poco sobre los síntomas, las causas, el tratamiento y como evitar que se convierta en un problema recurrente.

La infección del tracto urinario puede afectar distintas áreas siendo estas la uretra, vejiga y riñones.

Uno de los síntomas que más suele molestar es la sensación de quemazón o ardor al orinar y esto acompañado a la necesidad de ir constantemente al baño es bastante incómodo.

El aspecto de la orina puede cambiar y verse turbia. En otros casos puede tornarse rojiza o marrón. Hay personas que perciben un cambio en el olor de la orina. Además, podrías sentir dolor de espalda e incluso fiebre.

La infección de orina aparece cuando las bacterias logran viajar desde el exterior del cuerpo a través de la uretra y se multiplican hasta causar síntomas. Como la uretra de la mujer es más corta, las bacterias pueden llegar con más facilidad hasta la vejiga. Esto es lo que nos hace más propensas a sufrir este tipo de infección.

Otros factores que aumentan el riesgo son el uso de catéteres en las personas que no pueden orinar, pacientes con el sistema inmunológico comprometido y el estar activo sexualmente.

Si detectas ardor al orinar, puedes comenzar utilizando un antiséptico urinario que contenga phenazopyridine como el AZO Urinary Pain Relief®, Pyridium® u otro equivalente. Este tipo de producto va a ayudar a aliviar los síntomas, pero no mata las bacterias. Por esta razón, los médicos suelen añadirlo a un antibiótico como el Septra®, Macrodantin® o Macrobid® de tal manera que se ataque la infección y se obtenga un alivio a los incómodos síntomas.

Una vez comiences a tomar el antibiótico es sumamente importante que lo termines, aunque te sientas mejor en unos días. Ahora bien, si la infección ha llegado a los riñones es posible que necesites antibióticos más fuertes y en casos graves puede ser necesaria la utilización de antibióticos intravenosos.

Para ayudar a que tu cuerpo logre eliminar las bacterias que estén afectando el tracto urinario, se recomienda tomar mucha agua y jugo de arándanos (cranberry).

Para evitar que el problema sea recurrente, especialmente si tienes las defensas bajas, es importante que luego de evacuar, te limpies de adelante hacia atrás para evitar que las bacterias de las heces fecales logren acceso al tracto urinario.

Si tienes alguna inquietud o duda que quieras aclarar, te invito a escribirme a estureceta@gmail.com.  Hasta la próxima.