La mujer puertorriqueña y la opción empresarial – Parte 2

Eva Judith López Sullivan / Ph.D

Como les hablé en la columna anterior, en la investigación que realicé sobre las mujeres emprendedoras puertorriqueñas estas expresaron sus preocupaciones en lo relacionado a sus negocios y a su vida personal. La mayoría de ellas coinciden en que la situación económica del país es grave y  sus empresas se han afectado adversamente. No miran hacia el futuro con optimismo. Señalaron el cierre del gobierno y el despido de los empleados púbicos (Ley 7), como dos momentos muy difíciles que llevaron a  la quiebra a muchos negocios y han provocado bajas en sus ventas. Para ellas “después del cierre del gobierno las cosas no volvieron a ser iguales”.    Destacaron además, la competencia de las megatiendas como una situación muy compleja para  manejar. Emprendedoras con negocios de venta de artículos de decoración de hogares,  boutiques,  floristerías y reposterías expresaron su molestia con esta competencia que consideraron como   “no  justa”.

Por otro lado, los  negocios de jardinería presentan una situación interesante.  Prácticamente en cualquier lugar de la Isla podemos encontrar negocios que venden plantas, artículos  y accesorios de jardín. En este tipo de empresas se puede ver el fenómeno de la ventaja competitiva que proporciona el servicio personalizado. Podemos notar que las megatiendas no cuentan con personal con conocimientos sobre  plantas y  su cuidado.  En este tipo de empresa  el trato personalizado  es vital para el consumidor. Esto hace la diferencia entre ir a un negocio de jardinería de pueblo que escoger una megatienda. Las emprendedoras así lo reconocen y aprovechan esa ventaja diferencial.

Por otra parte, la gran mayoría de las farmacias en Puerto Rico y  laboratorios clínicos son propiedad de mujeres. A través de las visitas a los diferentes pueblos, pude notar que hay muchas farmacias de la Comunidad que han ampliado su oferta de productos y servicios, al igual que han modificado sus horarios. Cuentan con área de regalos, libros, cosméticos, bisutería y equipo médico, entre otros.  Estas estrategias le permiten competir más directamente con las mega farmacias. Expresaron su satisfacción en medio del estrés que supone la complejidad de tener ofertas variadas en sus farmacias cuando su área de formación académica no les capacitó para esto y han tenido que aprender sobre la marcha. Es un reto que han asumido con éxito.

En lo que respecta a sus preocupaciones sobre sus vidas personales, las emprendedoras expresaron tres que pueden ser las de cualquier mujer puertorriqueña: las relaciones de pareja, el futuro de sus hijos y el cuidado de sus padres. Entiendo que esas preocupaciones igualmente las pueden asumir los hombres… pero histórica y culturalmente se  le adjudicado a las mujeres. Nos toca a todos y todas asumirlas juntos y educar a las generaciones futuras para que así sea.

Si deseas expresar tu opinión o sugerirnos temas a discutir en esta columna, te puedes comunicar a empresasymercados@gmail.com ¡Hasta la próxima!

 

Una respuesta a “La mujer puertorriqueña y la opción empresarial – Parte 2”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.