La mujer puertorriqueña y la opción empresarial

De acuerdo al último censo, la población de Puerto Rico se compone de un 51% de mujeres y un 49% de hombres. Las mujeres representan alrededor del 60% de la población universitaria del país y el 45% de la fuerza laboral.

En las graduaciones podemos apreciar una gran cantidad de mujeres que reciben los premios al mejor estudiante en una gran variedad de disciplinas. Sin embargo, las estadísticas del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos indican que un 12 % ocupan puestos gerenciales y administrativos.

Los estudios sobre la mujer en Puerto Rico han planteado que en el interior de las empresas persisten las diferencias en salarios, el hostigamiento sexual y los prejuicios en general. Un grave  problema que enfrentan es el fenómeno del techo de cristal que se refiere a lo múltiples obstáculos con los que tienen que lidiar para ascender a niveles gerenciales altos en las compañías. Por esto, muchas han optado por el empresarismo; establecer negocios donde ellas puedan desarrollarse personal y profesionalmente.

Durante varios años estuve realizando una investigación sobre las dueñas de empresas en Puerto Rico. Viajé toda la Isla y conocí miles de mujeres. Deseaba realizar un censo de empresarias y de sus empresas. Participaron del estudio 1,008 mujeres dueñas de negocios.

La experiencia fue muy enriquecedora ya que son mujeres con historias de vidas inspiradoras, con mucho tesón, perseverancia y orientadas a metas y resultados. Sobre su perfil podría decir que son mujeres entre las edades de 36 a 57 años, casadas, con dos niños, principalmente con estudios universitarios: bachilleratos, maestrías y doctorados.

El 86% considera que su educación es muy importante en sus vidas.  El 56% contaron con experiencia de trabajos antes de montar sus negocios, los cuales fueron financiados a través de ahorros y préstamos personales. Sus negocios están organizados como propietario individual y en su mayoría están segregados por género.

Abundan negocios relacionados con la industria de la belleza, ventas al detal y de la salud como laboratorios clínicos y farmacias. Estas féminas han enfrentado problemas con los trámites del gobierno, los impuestos, los costos de los servicios de energía eléctrica y agua, con sus finanzas por la situación económica que atraviesa la Isla. También han tenido que manejar otras situaciones conflictivas en el plano personal.  En otra ocasión les hablaré otros aspectos de las emprendedoras puertorriqueñas. ¿Eres una de ellas? comuníquese conmigo a empresasymercados@gmail.com. ¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.