Las semillas y el huerto casero

Por José Herminio Zayas Bermúdez – MBA

Saludos amigos y seguidores del tema agrícola. Hoy estaremos señalando la importancia del semillero y los abonos. Comencemos por ofrecerles la importancia de hacer buen semillero:

• Ofrece una condición controlada de crecimiento a ciertas variedades susceptibles en su germinación.
• Seleccionamos las plántulas para siembra más uniforme.
• Facilita el riego y desyerbo.
• Facilita mayor control de plagas y enfermedades.
• Promueve una mejor utilización del espacio.
• Es bien importante que, si utilizamos envases para germinar, debe de hacerle huecos por debajo para que el agua en exceso pueda salir y la semilla o la plántula no se ahoguen,  pudra y muera. Una vez tenemos el medio de germinación, riegue las semillas en surcos o haga hoyos de acuerdo al tamaño de la semilla.
• Asegúrese de verificar la fecha de expiración del sobre donde vienen las semillas.

Hablemos de siembra y trasplante. Algunos ejemplos de hortalizas de siembra directa lo son calabazas, maíz, habichuelas, gandules, melón, recao, pepinillo, lechuga, quimbombó, cilantrillo. Estas hortalizas usted puede sembrarlas directamente al suelo, pero les recomiendo que hagan semillero para hacer selección. Aquí algunos ejemplos de hortalizas de trasplante:

Tiempo de trasplante de algunas hortalizas:

• Tomate – 30 días
• Pimiento, berenjena y ají dulce – 45 días
• Repollo – 35 días
• Lechuga – 20 días
• Culantro – 30-45 días

Siembra de la plántula:

• Siembre la plántula según las especificaciones de la variedad de hortaliza.
• Identifique los bancos que utilizará en cada hortaliza.
• Realizar un plan de irrigación y abonamiento.
• En el transcurso realizar un manejo de plagas.
• Luego del tiempo determinado coseche.

Dudas o preguntas, consulte con el agente agrícola de su municipio.

Otro tema importante son los abonos sus diferentes tipos y mezclas. Existen los abonos inorgánicos o químicos que se aplican al suelo para mejorar la fertilidad. Los que mayormente aplicamos son nitrógeno, fósforo y potasio.

Cuando hablamos de 20-20-20 este se refiere al porciento mínimo que tiene el abono de estos, siempre se representa como N, P, K. El nitrógeno (N) promueve y estimula el desarrollo vegetativo, produce el color verde oscuro y aumenta la suculencia en las plantas. El fósforo (P), aumenta el desarrollo de las raíces, estimula la madurez y la calidad de las frutas. El potasio (K) ayuda en el desarrollo de las frutas. Estos abonos se pueden aplicar de forma foliar o por goteo, según la etiqueta, diluyéndolos con agua, al voleo, en hoyos, surcos, círculos, etc. Nunca se deben aplicar cercanos al tronco o tallo, porque puede quemar la planta.

Los abonos orgánicos provienen de material vegetativo o de animales, también los conocemos como composta. Estos ayudan a la fertilidad del suelo, añaden materia orgánica, aumentan la retención de agua, estimulando el desarrollo de organismos beneficiosos y mejoran la condición fisiológica del suelo. Las preguntas son: ¿yo puedo compostar? ¿qué podemos compostar? De composta estaremos conversando la próxima semana.

Si tiene alguna recomendación para AgroConversemos no dude en escribirme a: jose.zayas5@upr.edu ¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

*