Llamado a hacerse la prueba de la Hepatitis C

Por Sandra Caquías Cruz

redaccion@esnoticiapr.com

 

El virus de la Hepatitis C (HCV) tiene cura en un 99% de los casos con un tratamiento que dura poco tiempo, pero el desconocer que se padece y no atenderla a tiempo podría causarle la muerte.

El principal escollo para que las personas no se interesen en realizarse la prueba son los prejuicios que se le atribuyeron a la Hepatitis al decir que se trataba de una enfermedad que afectaba a los adictos a drogas intravenosas y personas que se hacían tatuajes con agujas contaminadas. Esa no es la realidad, subrayaron en conferencia de prensa, tres médicos expertos en pacientes con esta enfermedad.

Médicos Rafael Pastrana, Fernando Aponte y Federico Rodríguez Perez. (Foto: Suministrada)

Los médicos Fernando Aponte, generalista y director médico de AbbVie; el doctor Federico Rodríguez-Pérez,  gastroenterólogo con subespecialidad en hepatología  y miembro de la Junta de Directores de la Asociación Puertorriqueña de Gastroenterología, junto a Rafael Pastrana, gastroenterólogo especialista en trasplantes  y director del Centro de Trasplantes de Hígado del Hospital Auxilio Mutuo, recavaron en la importancia del diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad.

“El CDC ha estimado que aproximadamente 3.2 millones de personas viven con HCV en los Estados Unidos, de los cuales 2.4 millones no están diagnosticados. Entendemos que en Puerto Rico existe una proporción similar de personas infectadas que hoy desconocen que padecen de la condición”, señaló Aponte.

La Asociación Americana para el estudio de Enfermedades del Hígado (AASLD) y el Centro para el Control de Enfermedades recomiendan pruebas de cernimiento a la población en riesgo de infección con el virus de HCV.

Estas pruebas incluyen a los baby boomers, a las personas que asumen conductas riesgosas como usar agujas, a los que se han expuesto potencialmente y a las personas conciertas condiciones médicas como diálisis a largo plazo.

 

Los médicos coincidieron en la importancia de que las personas nacidas entre 1945 y 1965 se hagan la prueba de la Hepatitis C, así como personas de otras generaciones  que  puedan haber estado expuestas a factores de riesgo.

 

El subespecialista en hepatología, Rodríguez-Pérez, destacó que la mayor parte de los pacientes que llegan a su oficina son referidos y no porque voluntariamente desean hacerse la prueba.

“La Hepatitis C es una enfermedad asintomática y muchas veces los resultados de las enzimas del hígado pueden estar normales. La mayoría de los pacientes que nos llegan son diagnosticados por médicos primarios y referidos para tratamiento con el sub especialista”, indicó.

Explicó que los tratamientos han evolucionado grandemente y que antes se utilizaba Interferón con el que se registraban efectos secundarios serios, como la depresión, baja en plaquetas, complicaciones y una duración de tratamientos de hasta 48 semanas, pero todo eso ha cambiado.

“La evolución de las clases terapéuticas para tratar y curar la Hepatitis ha sido dramática. Las terapias nuevas son ahora de corta duración, a lo sumo de 8 a 12 semanas con cura de alrededor de 99%, lo que redunda en beneficio de los pacientes”, insistió Rodríguez-Pérez.

Por su parte, Pastrana destacó que los pacientes que le llegan para trasplante, por lo general «presenta algún tipo de complicación de su enfermedad del hígado, por lo que vemos una condición más avanzada con descompensación. Si ese paciente puede llegar con una carga viral negativa, se evita la recurrencia”.

Pastrana informó que en los últimos años se han realizado alrededor de 6,000 trasplantes de higado en los Estados Unidos, mientras que hay aproximadamente 22,000 pacientes en espera.

El especialista en trasplantes alertó que puede haber una cantidad mayor de posibles donantes de hígado que estén infectados con el virus de la Hepatitis C.