Los riesgos del uso prolongado de ciertos antiinflamatorios

 

 

Una consulta muy normal en la farmacia es la de personas que van buscando algún medicamento que les ayude a aliviar algún tipo de dolor. Eso sí, rara vez llevan acetaminofén porque generalmente desean algo más fuerte.

Para poder hacer una recomendación, hay que saber el tipo de dolor que tienes, por cuanto tiempo lo has estado sintiendo y si eres alérgico a algún medicamento.

Si ya has utilizado acetaminofén y no has sentido mejoría la recomendación suele ser un “antiinflamatorio no esteroidal” como Aleve® o Motrin® siempre y cuando no seas alérgico a la aspirina.

Las personas que tienen artritis suelen padecer dolores que pueden ser manejados con estos antiinflamatorios no esteroidales o NSAIDs por sus siglas en inglés.

Sin embargo, estos medicamentos solo deben tomarse por cortos periodos de tiempo. ¿Qué problemas podrían presentarse al tomar NSAIDs por periodos prolongados?

Problemas gastrointestinales – Aquí se incluyen las úlceras estomacales, erosión en el intestino delgado y sangrado gastrointestinal.

Fallo renal – Este fallo es causado por una disminución en el flujo sanguíneo hacia los riñones.

Corazón – Aumenta el riesgo de ataque al corazón y accidentes cerebrovasculares.

Distintos estudios han encontrado que estos riesgos aumentan al usar dosis altas y por uso prolongado. Por esta razón se recomienda que si ya eres propenso a padecer alguno de estos problemas y necesitas tomar un medicamento para el dolor, que el acetaminofén sea tu primera opción. De ser necesario el uso de un NSAID, utiliza dosis bajas y por el menor periodo de tiempo posible. En estos casos, se prefiere el uso de Motrin® ya que ha demostrado ser de menor riesgo.

Por otro lado, es importante que sepas que no debes tomar NSAIDs si utilizas medicamentos como aspirina, Plavix®, Warfarina u otros medicamentos que afecten la coagulación ya que aumenta el riesgo de tener sangrados.

Finalmente quiero decir que los NSAIDs pueden ser beneficiosos si son utilizados en las personas correctas y por el tiempo adecuado. Siempre consulta con tu médico o farmacéutico para que puedan evaluar tu caso y determinar si el uso de un NSAID es adecuado para ti y no representa un riesgo para tu salud.

Cualquier duda o pregunta, puedes escribirme a estureceta@gmail.com. Hasta la próxima.