Maestros tendrán más salario con aumento en horas de trabajo

Por CyberNews

 

La secretaria del Departamento de Educación, Julia Beatrice Keleher, explicó -el domingo- que el incremento en el presupuesto que está solicitando incluye aumento salarial a todos los empleados de esa agencia y más horas de trabajo de los educadores.

“La escala de pago va atada a una jornada para los maestros que en vez de ser de seis horas, será de 7.5 horas, si es que ellos lo aceptan”, dijo Keleher en conferencia de prensa.

“¿Porqué 7.5 horas?  Porque necesito que el maestro esté por la mañana para reunirse con sus compañeros, reunirse con mamá o papá, atender algún asunto administrativo. Necesito que también se queden un tiempo después que los estudiantes se van, para que participen de reuniones de facultad, que participen de actividades de desarrollo profesional y que eso no interfiera con lo que es el tiempo de periodo lectivo. A cambio de lo que estoy pidiendo, estoy dando un aumento”, explicó.

“No estamos haciendo nada para impactar los derechos adquiridos. Estamos proponiendo cambios, pero desde una perspectiva positiva, que viene de la intención de ayudar, no tan solo a los maestros y los empleados del Departamento, sino también a mejorar la calidad en el servicio que los estudiantes reciben”, indicó.

 

 

 

Como parte de los cambios, Keleher propone aumentar y equiparar los salarios de los maestros con bachillerato o maestría, de manera que todos cobren la misma cantidad.

También informó que aplicaría las mismas vacaciones a todo el mundo, pero “si (los maestros) me dan los 7.5 horas”.

Otra de las controversias con los maestros tiene que ver con el Sistema de Información Estudiantil (SIE), el uso del ponchador y el cobro de los días no trabajados (ausencias). Keleher en su solicitud acepta dejar sin el efecto el cobro de esas ausencias que cubren a empleados activos y retirados del periodo del 2007 al 2017.

Anunció que el DE “estará perdonando esos descuentos indebidos” que hizo a los maestros por horas que parecen no trabajadas. “Estamos siendo buenos con los maestros diciendo que eso (cobro de la deuda) no es necesario”, indicó.

 

“Te los vamos a perdonar, a cambio de que aceptes un nuevo sistema para ponchar, que puede ser por ejemplo a traves del teléfono celular”, dijo.

Según los datos provistos por la secretaria, de los casi 50 mil empleados que tiene el DE, solo 5,000 utilizan el ponchador. El resto utiliza la hoja de asistencia conocida como D-14, que es validada por el director de escuela.

Otra de las materias de negociación serán los nombramiento de los directores escolares.

Explicó que “van a tener un nombramiento de tres años. Ahora mismo es un nombramiento de carrera, pero a cambio de un aumento en la escala de pago, el nombramiento es a tres años, cumples con las evaluaciones y te quedas en el puesto”.

En el caso de los directores, el aumento sería de hasta $1,752.

 

 

Asimismo, los empleados de comedores escolares recibirían un aumento de sueldo. “Pero tienen que darle a los estudiantes desayuno”, señaló. Los empleados de comedores escolares pidieron un aumento de $125.

 

 

En el caso de los conserjes, se propone también un aumento de sueldo de hasta $1,000, pero a cambio serán adiestrados para poder realizar reparaciones menores en los planteles.

 

 

Mientras, los empleados administrativos recibirían un aumento de hasta $395. Estos deberán adiestrarse en el uso de la tecnología y utilizar las mejores herramientas administrativas.

A preguntas de si entiende que la Junta de Control Fiscal va a autorizar este aumento en el presupuesto, contestó que “nosotros hemos logrado el promedio de estudiantes por maestro, que era la expectativa de ellos. También, pudimos demostrar que cumplimos con las métricas de este año.  Pero si tu quieres que realmente este sistema empiece a promover la economía de Puerto Rico, pues tiene que haber una inversión. No tiene que ser $1.2 mil millones de cantazo, pero podemos ver que partes de eso podemos implantar según lo que se entienda es lo más importante”.

 

 

Con estos cambios, Keleher entiende que podría reducir sustancialmente el uso de contratistas externos y minimizar la influencia política partidista en las contrataciones en el DE. Sus propuestas tienen que contar con el visto bueno de los representantes exclusivos de los empleados del DE, según la Ley 45 de sindicación de empleados públicos.