Más de medio siglo en la Casa de las Postales

Por Sandra Caquías Cruz

redaccion@esnoticiapr.com

 

ADJUNTAS – Pablo Juan Sanabria Avilés se expresó orgulloso de tener 95 años y ser el dueño y único empleado de la Casa de las Postales, un negocio que fundó hace 57 años a pasos de la plaza pública adjunteña.

El letrero con el nombre ‘Casa de las Postales’ cubre de una esquina a otra el reducido local comercial. La acumulación de cajas con artículos que no vendió, entre ellos ropa de niños, lo acerca -día a día- más a la acera.

Los clientes piden la mercancía frente a un pequeño mostrador. Las postales y el papel de regalo son los productos más solicitados. También vende cabetes, juegos de lotería, dóminos, barajas y juguetes. Esto últimos, según dijo, “se venden en cantidad”.

“Antes vendía otros artículos. Ahora me quedé con las postales, papel de regalo, juguetitos y pañuelitos”, describió mientras mostraba la mercancía.

Lamentó el que la cantidad de postales que le enviaron este año no le permitió vender los $300 que había anticipado para el mes de Mayo. “Me enviaron poquitas postales”, dijo. La mayoría eran para el Día de las Madres y las graduaciones. También tenía para el Día de los Padres.

“Vendo postales para toda ocasión, boda, quinceañera, el Día de las Madres, para los hijos, el Día de los Padres… siempre vendo bastantes”, destacó.

El nombre ‘Casa de las Postales’ lo sugirió una cliente que visitó el local en unas Navidades y le expresó que el mismo debía ser llamado ‘La Casita de las postales’, un local que abre de 9:00 am a 2:00 pm.

Explicó que la tienda estuvo en otro local, pero enfermó y tuvo que viajar a Estados Unidos y al regresar reubicó su local, desde entonces está en la calle Muños Rivera, en Adjuntas.

Los problemas económicos del País también los han sentido en la ‘Casa de las Postales’. Don Pedro dijo que las ventas estaban “flojitas” y que antes las tiendas de Adjuntas estaban llenas de consumidores, pero ahora “como todo el mundo tiene carro, se van a Ponce a comprar, y se van a Utuado y Arecibo. Los que vienen son los que están a pie”.

Aclaró que no acepta tarjetas de crédito ni otro método de pago que no sea efectivo. “Ya yo no fio. Me quedaron a deber muchos chavos y se los echa uno de enemigo. Como deben cogen a por la otra acera. Ni saludan a uno”, describió.

¿Quién le lleva la contabilidad para pagar el IVU?, se le preguntó. “Yo”, dijo inmediatamente. “Me entregaron un diploma. El Secretario del Departamento de Hacienda me dijo que era el primer comerciantes que llevaba la contabilidad como debe de ser”, expresó orgulloso.

El hombre, quien recuerda con detalles su fecha de nacimiento, no tardó en decir que nació el 2 de diciembre de 1922 a las 2:00 pm. Don Pablo vive solo. Tiene una hija que reside en Gurabo y está próxima a cumplir 70 años. Es “nacido y criado en Adjuntas”, dijo.

Explicó que antes de tener la Casa de las Postales estuvo en la II Guerra Mundial. “Cuando muchacho trabajaba con el viejo mío (papá) sacando carbón, en la zafra, echando paquetes de caña, después en el Ejército”, recordó.

Don Pablo tiene 95 años y asegura que aún le quedan mucho más atendiendo su negocio. “Hasta que papito Dios diga. Esto me sirve de terapia”, expresó.