Matrimonio en sede notarial

Por Alisheann Santiago-Coll

Abogada-Notario

 

¡Llegó el mes del amor y la amistad! En este mes muchas parejas deciden casarse para demostrar su amor y entrega.

Sin embargo, en ocasiones desean que esta unión matrimonial sea costo efectiva y discreta. Para esas parejas existe la opción del matrimonio en la oficina de un abogado (a).

La Legislatura de Puerto Rico  aprobó varias leyes en las que a través de la formalización de una escritura pública se puede otorgar matrimonios y/o divorcios en una sede notarial.

La Ley Núm. 201 de 2016, autoriza a los notarios a poder casar en la sede notarial. Foto: suministrada

Según la Ley Núm. 201 de 27 de diciembre de 2016, autoriza a los notarios a poder casar en la sede notarial.

Entre los requisitos para poder casar en una sede notarial es necesario que el notario esté registrado como un celebrante en el Departamento de Salud.

Además, es necesario que los contrayentes tengan capacidad legal, presten su consentimiento válidamente y cumplan con los requisitos de ley para contraer matrimonio.

El matrimonio en una sede notarial es una opción muy viable para parejas que llevan muchos años de unión y desean formalizar su compromiso íntimamente. 

El casarse ante un notario puede ser un detalle romántico por la intimidad y discreción que se ofrece.

Casarse es sinónimo de demostrarse amor y compromiso mutuo, pero también trae unos derechos legales que benefician a los cónyuges más allá de disfrutar de mejor salud física y emocional.

En primer lugar, debemos entender que el matrimonio, más allá de las connotaciones religiosas es un contrato que está regido por el Código Civil, y se inscribe en el Registro Demográfico.

Cabe recalcar que a pesar de que dos personas convivan por muchos años sin estar casados, aunque tengan hijos, eso no significa que tendrá todos los derechos que la ley otorga.

Al estar casados se le otorgan unos derechos conyugales, como por ejemplo beneficios militares, pólizas de salud, decisiones en torno a la salud de su cónyuge, seguro social, ciudadanía, herencia, cuota viudal usufructuaria, entre otros beneficios.

En algunos países se puede tener acceso a la nacionalidad de la pareja. Las pólizas de seguro de salud salen menos costosas al adquirir la póliza familiar.

Otro ejemplo de los beneficios es cuando un cónyuge muere sin dejar testamento, sin padres y sin hijos, el cónyuge que sobrevive tendrá derechos hereditarios por encima de otros miembros de la familia.

No obstante, hay algunos beneficios que al no estar casados son más complicados de obtener debido a que se debe demostrar unas condiciones de convivencia y tiempo, como por ejemplo el seguro social.

Inspírense y cásense en este mes del amor! Que sea uno lleno de matrimonios felices y duraderos.

Para más información se puede comunicar con su abogado(a). Este artículo no constituye una consulta legal.

La autora es abogada-notario establecida en Ponce. Para orientación adicional puede comunicarse al 787-848-6714.