Matrimonio y divorcio en la oficina del notario

Por Alisheann Santiago Coll

Abogada notario

 

Existen más de 86 países en el mundo que ejercen el notariado tipo Latino, entre ellos, España, Italia, Francia, Portugal, Alemania, China, Canadá, Japón y la totalidad de los países de América del Sur. Puerto Rico, no es la excepción a este tipo de notariado. Este tipo de notario se encarga de dar legalidad a la voluntad de las personas.

El notario actúa como intermediario entre las personas y el orden jurídico, ya que uno de sus objetivos es evitar la congestión en los sistemas judiciales de sus respectivos países. Este servidor público está encargado de recibir, interpretar y dar forma legal a la voluntad de las personas de una manera imparcial, en todo asunto que evalúe.

Una de las responsabilidades más comunes de los notarios es realizar matrimonios o divorcios en una sede notarial. Por ejemplo, en Guatemala desde 1977 las personas se pueden casar en una sede notarial.

Inspirados en la legislación de otros países, la Legislatura de Puerto Rico, aprobó varias leyes en las que a través de la formalización de una escritura pública se pueden otorgar matrimonios y/o divorcios en una sede notarial. Desde el año 1930, el divorcio solo podía ser concedido mediante juicio en el Tribunal de Primera Instancia.

Para evitar el congestionamiento de los tribunales y darles más privacidad a las personas, se decidió enmendar la ley para permitir el matrimonio y el divorcio en una sede notarial. Una de estas leyes es la Ley Núm. 201 del 27 de diciembre de 2016, la cual autoriza a los notarios a poder casar en la sede notarial.

Con relación al divorcio, actualmente las personas solo se pueden divorciar por la Causal de Ruptura Irreparable según dispuesto en la Ley Núm. 155 del 9 de agosto de 2016 y por la Causal de Consentimiento Mutuo, según la Ley Núm. 52 del 27 de julio de 2017, la cual comenzará a ser vigente a finales de octubre de 2017.

Para poder casar en una sede notarial es necesario que el notario esté registrado como un celebrante en el Departamento de Salud. Adicional a esto, es necesario que los contrayentes tengan capacidad legal, presten su consentimiento válidamente y cumplan con otros requisitos establecidos en la ley para contraer matrimonio.

De igual manera, existen unos requisitos para poder llevar a cabo un divorcio en una sede notarial.

En la situación sobre un divorcio por ruptura irreparable, se debe establecer la inexistencia de hijos menores de edad o personas incapacitadas que dependan de ambos cónyuges, así como la inexistencia de bienes o deudas gananciales.

En cuanto al divorcio por consentimiento mutuo, si los cónyuges tienen bienes en común deben alcanzar un acuerdo para la liquidación de los mismos, y si tienen hijos menores de edad podrán establecer los términos y condiciones sobre la custodia, patria potestad, alimentos, relaciones filiales y hogar Seguro.

En la actualidad, muchas personas consideran que los tribunales tienen un ambiente contencioso, hostil y defensivo. Por estos motivos, existen muchos beneficios por las cuales la mayoría de las personas han decidido escoger los servicios de un notario para realizar un divorcio o un matrimonio.

Entre estos beneficios se encuentran la confidencialidad, rapidez y se realiza en un ambiente tranquilo. No dude en comunicarse con su notario para más información sobre estos nuevos servicios.

La autora es abogada-notario establecida en Ponce. Para orientación adicional puede llamar al 787-848-6714 o al 787-900-3493.