Medidas para la preparación segura del pavo

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

El Día de Acción de Gracias se acerca y en Puerto Rico es tradición preparar aves, en especial el pavo, para alimentarse en esa ocasión e invitar a amigos y familiares a disfrutar una rica cena.

No obstante, debemos tener presente que los brotes de enfermedades transmitidas en la preparación de las aves responden, en su gran mayoría, a los errores de manipulación y no cocinar los alimentos de manera adecuada, advirtió el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, mejor conocido como CDC.

Al momento de preparar el pavo tenga presente estos 4 consejos que ofrece el CDC:

  1. Descongelar – Procure descongelar el pavo en el refrigerador, en el microondas o en un fregadero lleno de agua fría que recambia cada 30 minutos.
  • Nunca descongele el pavo dejándolo sobre un gabinete. Los pavos son seguros por un tiempo indefinido cuando están congelados, pero cuando se descongelan deben permanecer a una temperatura segura.
  • Cuando se deja un pavo a temperatura ambiente por más de dos horas, algunas de las partes pueden llegar a una temperatura de entre 40 y 140 °F que no es segura, ya que permite que las bacterias se multipliquen rápidamente.
  1. Manipulación – Las aves crudas pueden contaminar todo lo que tocan con bacterias dañinas. Siga los cuatro pasos para la seguridad de los alimentos (cocinar, limpiar, enfriar y separar) a fin de prevenir que las bacterias se propaguen a los alimentos y a su familia.
  • Cuidado con las sobras – Las bacterias Clostridium perfringens* se multiplican en los alimentos cocidos que se dejan a temperatura ambiente, y son una causa común de intoxicación alimentaria. Los principales síntomas son vómitos y cólicos abdominales de 6 a 24 horas después de haber comido.
  • Muchos de estos brotes han sido vinculados a alimentos que comúnmente se sirven para las fiestas, como el pavo y el rosbif. Para prevenir las intoxicaciones alimentarias, refrigere las sobras de comida a una temperatura de 40 °F o menos tan pronto como sea posible y dentro de las dos horas de su preparación.
  • Utilice un termómetro de alimentos para comprobar que el relleno haya alcanzado una temperatura interna segura.
  1. Relleno – Cocinar el relleno en un recipiente para hornear hace que sea fácil asegurarse de que esté completamente cocido. Si pone el relleno en el pavo, hágalo justo antes de cocinarlo.
  • Utilice un termómetro de alimentos para asegurarse de que el centro del relleno alcance una temperatura de 165 °F.
  • Las bacterias pueden sobrevivir en un relleno que no haya alcanzado los 165 °F y causar intoxicación alimentaria.
  • Después de sacar el pavo del horno, espere 20 minutos antes de sacar el relleno de la cavidad del pavo, ya que esto permite que se cocine un poco más.
  1. Cocinar – Ponga el horno a una temperatura de por lo menos 325 °F.
  • Coloque el pavo completamente descongelado con la pechuga hacia arriba en una bandeja de hornear que tenga de 2 a 2.5 pulgadas de profundidad.
  • El tiempo de cocción varía según el peso del pavo. Para asegurarse de que el pavo haya alcanzado una temperatura interna segura de 165 °F, coloque un termómetro de alimentos en el centro del relleno y en las partes más gruesas de la pechuga, el muslo y la articulación del ala.
  • Para prevenir las intoxicaciones alimentarias, refrigere las sobras de comida a una temperatura de 40 °F o menos tan pronto como sea posible y dentro de las dos horas de su preparación.

Pasos que pueden ayudar a protegerlo y a proteger a sus seres queridos de la intoxicación alimentaria:

– Limpiar – Lávese las manos y limpie las superficies con frecuencia.

– Separar – Evite la contaminación cruzada con otros alimentos.

– Cocinar – Utilizar la temperatura correcta.

– Enfriar – Refrigere enseguida.