Menos sal… más salud

 

Con la sazón de la comida puertorriqueña, es inevitable que en nuestros hogares se cocine solamente con un “chispito” de sal o de azúcar. El problema está cuando ese “chispito” lo usamos todos los días y se convierte en un exceso de consumo que puede perjudicar nuestra salud.

No obstante, de la misma manera que la sal en exceso puede traer efectos adversos en nuestra salud, no es recomendable que se elimine por completo de nuestra dieta.

La Organización Mundial de la Salud recomienda no exceder los 2,400 mg de sodio (6 gramos) en nuestra dieta diaria.

La principal fuente de sodio en la dieta es la sal de mesa con un total de 40%. El restante 60%, lo ingerimos como una “sal invisible” que se encuentra en los alimentos que consumimos a diario.  Normalmente, el ser humano regula las pérdidas de la sal a través del sudor, la orina y las lágrimas, entre otras.

 

Funciones de la sal en nuestro cuerpo:

La sal se le conoce como “cloruro de sodio” y es de origen marino. El sodio es un mineral necesario que nuestro cuerpo utiliza para múltiples procesos de importancia fisiológica, tales como la actividad muscular, nerviosa, cardiovascular y renal. En adición, la sal es uno de los electrolitos encargados de mantener el balance y equilibrio osmótico en el ser humano.

 

Necesitamos la sal:

Todos necesitamos consumirla, pero en moderación. En efecto, existen alimentos que ya de por si contienen altas cantidades de sal, por lo que  no debemos abusar de los mismos. Nuestras papilas gustativas se acostumbran al consumo excesivo de sal y esto impide que podamos disfrutar del sabor natural que le confiere la sal a los alimentos.

 

Alimentos catalogados con altos niveles de sal:

-Productos enlatados o procesados

-Jamón de cocinar

-Carnes curadas

-Queso

-Aderezos

-Caldos concentrados

-Embutidos

-Mantequilla o margarina

-Refrescos

 

El exceso de sal y sus efectos nocivos en el organismo:

-Hipernatremia (exceso de sodio en la sangre)

-Hiponatremia (disminución de sodio en la sangre)

-Aumento en la presión arterial y retención de líquido (edema)

-Problemas renales (fallo renal)

-Problemas cardiacos (hipertensión)

-Problemas gástricos (gastritis, úlceras)

-Problemas óseos (osteoporosis)

-Problemas estéticos (varices, celulitis)

-Problemas cerebro-vasculares

-Problemas urinarios (incontinencia urinaria)

 

En caso de tener una cantidad más bajas de lo normal, un paciente es considerado como un paciente con déficit de sodio y se espera los siguiente:

Mala memoria o pobre concentración

-Calambres musculares

-Deshidratación

-Acidosis

 

A la hora de comprar alimentos en el supermercado, es importante poder entender la información de las etiquetas nutricionales. Algunos “tips” que comparto en este particular:

-“Sodium free”- contiene menos de 5 mg de sodio por porción

-“Low-sodium”- contiene menos de 140 mg por porción

-“Reduced-sodium”- contiene 25% menos de sodio por porción en comparación con los niveles usuales

-“Light in sodium”-contiene 50% menos de sodio

 

Edúcate y comparte esta información con tu familiares y amigos.  Incorpora  un estilo de vida saludable. Recuerda lo siguiente: “No es dejar de consumir sal, pero siempre cuidando los “chispitos” de sal en tu dieta y en la de tu familia”.

Te invito a que me escribes tus dudas o comentarios a: atrevete.vive@gmail.com. ¡Bonita semana! Y “Atrévete a vivir hoy con PLENITUD”.

Deja un comentario

*