MIDA publica ‘Retrato de la Industria de Alimentos’

Por CyberNews

 

La Cámara de Mercadeo Industria y Distribución de Alimentos (MIDA) presentó -esta semana- los datos más recientes del estudio: “Retrato de la Industria de Alimentos”.

El objetivo de este estudio es medir las operaciones y asuntos financieros del sector de los supermercados y proveer puntos de comparación entre los operadores locales y con los supermercados de Estados Unidos.

“MIDA lleva realizando este estudio por los pasados cuatro años con el propósito de tener un panorama real del sector de alimentos en varios asuntos importantes como el problema del inventario, ventas y asuntos financieros, entre otros temas. De esta manera podemos desarrollar planes de trabajo que atiendan las necesidades de nuestros socios de una manera efectiva”, expresó el presidente de MIDA, Rafael O’Ferrall.

El estudio fue realizado por la firma Aquino, De Cordova, Alfaro & Co., y de la compañía Ipsos. El mismo lo dividieron  en dos partes: antes y después del huracán María.

Los hallazgos son el resultado de una encuesta financiera detallada a una muestra representativa de 31 dueños que operan 75 tiendas.  Este grupo obtuvo un total de ventas de $1.3 billones que representa el 33.5% de las ventas de la industria ($3.954 millones, según la Compañía de Comercio y Exportación). El promedio de ventas por compañía participante en el estudio fue de $42.8 millones.

Los resultados revelan que el promedio de ventas por tienda aumentó a $17.7 millones, mientras que en la versión anterior fue de $14.3 millones. Asimismo, la venta promedio por cliente aumentó en aproximadamente 7% llegando a $29.54 a diferencia de $27.67 en el informe anterior.

Sin embargo, luego del paso del huracán María se reflejó un aumento mayor, registrando ventas por cliente de $35.87 en septiembre, $36.23 en octubre y $35.47 en noviembre.

“Un punto interesante de la encuesta fue que se vio un aumento en el total de empleados a tiempo completo de 39% (2,860 empleados) en el 2017 a 45% (3,453 empleados) en el 2018 y además se demostró que, en Puerto Rico, un supermercado (en términos promedio) emplea más personas versus Estados Unidos”, indicó González-Green.

De acuerdo con el licenciado Manuel Reyes, vicepresidente ejecutivo de la organización, uno de los temas de mayor importancia para la industria de alimentos es el movimiento en días de inventario en las tiendas.

Según el estudio previo, el movimiento en días era de 21 días, pero en esta ocasión se refleja que antes del huracán María, el nivel de inventario era menor, alcanzando sólo 20 días.  El estudio también preguntó los días luego del huracán y los encuestados indicaron que tenían en promedio hasta 10 días de inventario.

“Aunque esto ya se ha normalizado, la encuesta documenta nuevamente los problemas de suplido enfrentados antes y después de María, asunto que representó un potencial de emergencia alimentaria”, dijo Reyes. El licenciado añadió que esta situación se agrava al considerar que Puerto Rico importa más de 80% de los comestibles que se consume.

Cabe señalar que, de acuerdo a múltiples reuniones e investigaciones con los representantes de los supermercados, éstos expresaron que la razón principal para mantener niveles de inventarios bajos se relaciona con la imposición de las contribuciones sobre la propiedad mueble (CRIM), donde el inventario es un activo tributable.

De igual manera, las compañías encuestadas reflejaron que la proporción de activos corrientes versus pasivos corrientes de una tienda promedio es de $1.34 lo que significa que tienen $1.34 en activos corrientes para pagar 1 dólar de deuda corriente. En los Estados Unidos, la proporción es de $2.8, lo que significa que tienen más dinero para pagar sus deudas corrientes.

De la misma forma, el estudio de Puerto Rico reflejó que la tasa de endeudamiento (“debt to equity”) es superior a Estados Unidos.  En Puerto Rico, un dueño de una tienda tiene una relación de deudas a capital de $3.50 mientras que en Estados Unidos es de 90 centavos.  Por tanto, los operadores de una tienda (supermercado) en Puerto Rico están más endeudados que en Estados Unidos.

Otro tema del estudio fue en cuanto a la pérdida y robo, esto incluye desde la ineficiencia y negligencia en el manejo de inventario hasta el robo interno causado por los propios empleados, por los clientes, suplidores y otros. El robo interno (fraude ocupacional), el externo, y el crimen organizado, han sido muy significativos según algunos estudios de EU y PR.

En este respecto, el estudio refleja que un 42% de los encuestados dijeron que aumentaron los hurtos en la tienda por personas externas. Mientras, el 48% de los encuestados mencionaron que el robo por parte de empleados se mantuvo igual.

Entre los datos más relevantes, la merma total de la tienda registró un promedio de 2.44% entre los encuestados con una pérdida de $32 millones, lo que quiere decir, que la merma en un supermercado es mayor que el ingreso neto que la entidad realiza.

Por último, se les preguntó a las compañías si habían sufrido daños provocados por el huracán María y la cuantía de los daños. El 84% de los encuestados sufrieron daños en la estructura de sus negocios reflejando un promedio de $1,110,715 en pérdidas.

El 96% reclamaron sus daños al seguro y el promedio del recobro de daños fue de $379,126 o un 34% de la cuantía de daños al momento de contestar la encuesta.  De la misma forma, los encuestados informaron que reclamaron por la interrupción de negocios y que al momento de contestar la encuesta solo habían recibido 28.20% de lo reclamado.

Conjuntamente, se presentaron las proyecciones económicas de la industria de alimentos para el nuevo año (2019), por parte del economista Gustavo Vélez, en el cual utilizaron una novel herramienta de Inteligencia Artificial aplicada a negocios para desarrollar los modelos de análisis.

“Nuestro análisis se enfocará en proveer un entendimiento claro del ambiente macroeconómico en el que ha operado la industria de alimentos, y las proyecciones para el 2019, con especial énfasis en como los fondos federales han afectado las ventas del sector, pero analizando los elementos de riesgo que enfrenta la industria”, explicó el economista.

Según Vélez, entre los eventos de riesgo se encuentran, la pérdida de población, escenarios de crecimiento menos agresivos, la burocracia de los fondos federales, y la incapacidad de que se implementen las reformas estructurales.