Miles de nietos bajo el amparo de los abuelos

María Virola Santiago y su nieta Sheila Vega Santiago pertenecen a las estadísticas de abuelos que asumen la custodia de sus nietos.

Por Angelique Fragoso Quiñones

angelique.fragoso@esnoticiapr.com

 

Distinto a los Estados Unidos, donde la mayoría de los abuelos crían nietos a causa del divorcio, abandono o muerte de sus padres, en Puerto Rico se le suman a esas razones la drogadicción y los problemas de salud.

Este fue uno de los hallazgos del estudio ‘Abuelos que crían nietos, proceso de parentalidad y necesidades en la crianza por segunda vez’ realizado por Jorge Luis Rivera Chardón, estudiante de psicología de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, Recinto de Ponce.

La investigación también reveló que uno de los obstáculos en esa crianza -según los abuelos entrevistados- es el sustento de los menores y la falta de información sobre dónde buscar ayudas.

“En la Isla hay muy poca información sobre el tema, por ende, ellos no se educan tampoco y no tienen el conocimiento de los servicios que pueden obtener y dónde obtenerlos”, dijo Rivera Chardón sobre una de las conclusiones de su investigación.

La Encuesta de la Comunidad de Puerto Rico realizada en el 2015 revela que 104,658 abuelos viven con nietos menores de 18 años y colaboran con su crianza; 47,868 de ellos tienen la custodia total del menor.

Cerca de 6,500 de estos abuelos pertenecen a 12 municipios de la región sur.

 

Criar por segunda vez

María Virola Santiago perteneció hace un tiempo a esa cifra de abuelos que crió a uno de sus nietos. “La tengo conmigo desde los tres días de nacida”, contó sobre la relación estrecha que tuvo con su nieta desde muy temprano en su vida.

A los cinco años la madre de la niña le cedió la custodia a la abuela para que se llevara la pequeña a los Estados Unidos. La niña se había acostumbrado a su abuela, pues la condición de salud de su madre le impedía ofrecerle todos los cuidados.

Luego de varios años regresaron a vivir a Puerto Rico.

“La crianza fue bien bonita, fue una nena bien buena y estudiosa, no me quejo de ella; yo trabajaba y cuando ella salía de la escuela me la llevaba”, narró sobre cómo lidiaba para cuidar la pequeña mientras trabajaba para llevar el sustento al hogar.

Virola Santiago tuvo la oportunidad de criar a cuatro hijos propios y a varios niños a los que les ofreció un hogar de crianza.

Sin embargo, cada experiencia para ella fue distinta y siempre representó un reto, aunque no consideró el rol de madre con su nieta como una carga sino como un apoyo.

Indicó que su nieta -ahora de adulta- se ha convertido en su soporte y su bisnieto es su orgullo. Lo cuida en ocasiones para que su nieta pueda trabajar en horarios nocturnos o en fines de semana.

Esta oportunidad de ser madre nuevamente le dio mayores motivos para seguir luchando aún en medio de las condiciones de salud que le fueron apareciendo con los años, expresó Virola Santiago.

 

La vida de los abuelos cambia

El estudiante de psicología destacó que el estudio reveló que la crianza de los nietos es un motivo de alegría para los abuelos.

“Ellos lo ven como una segunda oportunidad; ellos señalan tener un propósito otra vez en la vida… ellos tratan de compensar los errores que cometieron durante la crianza de su hijo con ese nieto”, señaló sobre el sentir de los abuelos al obtener la custodia del menor.

Una de las preguntas de investigación de Rivera Chardón fue si la llegada de un nieto afectó la relación de pareja de los abuelos.

“El apoyo entre ellos aumentó, que estuviese el niño no fue negativo, le vino bien a la relación”, indicó sobre la respuesta de los entrevistados.

En su repaso de literatura halló que en Estados Unidos una de las preocupaciones de los abuelos que crían nietos es la falta de tiempo para realizar sus tareas recreativas.

No obstante, al compararlo con su muestra en Puerto Rico encontró que para algunos abuelos esto no es un problema, porque ellos se llevan a sus nietos para cualquier lugar.

Otro de los hallazgos de su investigación es que para los abuelos el proceso de crianza por segunda vez para ellos resultaba algo estresante, aunque aclararon que la llegada del niño a la familia fue de gran felicidad.

“Ninguno tenía expectativas negativas en cuanto a la crianza, porque se consideran personas maduras que han criado antes y tienen más o menos una idea de lo que es criar”, explicó el estudiante de psicología.

 

Necesario educar sobre el tema

Rivera Chardón destacó que es importante utilizar los medios de comunicación, especialmente los que están más al alcance de los adultos mayores como la radio y la prensa escrita, para educar a esta población de abuelos criando nietos donde -entre otras cosas- se les informe las ayudas disponibles para estos casos.

“Mi recomendación es tratar de hacer programas para que a ellos les llegue la información de los servicios que tiene nuestra Isla y buscar una manera de que lo puedan entender mejor”, dijo.

Exhortó –además- a que se les ofrezca herramientas adicionales que les ayuden a lidiar con los nuevos retos que trae la crianza de niños en una era cibernética y con problemáticas distintas a las que tuvieron en una generación anterior con sus hijos.

Deja un comentario

*