Muere obispo emérito Ulises Aurelio Casiano

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiaprcom

 

El obispo emérito monseñor Ulises Aurelio Casiano Vargas, ex fundador de la Diócesis de Mayagüez y expresidente de la Conferencia Episcopal Puertorriqueña, falleció en la madrugada del domingo en el Hogar San José, en Hormigueros.

“Mons. Casiano fue un incansable Obispo al servicio a la Iglesia y en fidelidad al Señor. Hoy este afecto, ante la triste noticia de su fallecimiento, se acrecienta y se convierte en oraciones al Señor por el descanso eterno de su alma”, expresó el Arzobispo Metropolitano de San Juan de Puerto Rico, Roberto Octavio González Nieves.

El Obispo emérito tenía problemas de salud. Hace unas semanas el Obispo de Mayagüez, monseñor Álvaro Corrada del Río, pidió oraciones por su recuperación. En ese momento, el monseñor Casiano Vargas se encontraba hospitalizado.

El monseñor Casiano nació en el barrio Palmarejo, en Lajas, el 25 de septiembre de 1933. Era amante de la música sacra y dirigió el Coro de la Catedral de Ponce durante cuatro años.

En julio de 2011, el Vaticano informó que el papa Benedicto XVI había aceptado la renuncia del Obispo Casiano Vargas por motivos de edad.

La renuncia fue aceptada en conformidad con el artículo 401/1 del Código de derecho canónico, por el que se exige al obispo diocesano que presente su dimisión cuando haya cumplido los 75 años, que es la edad de jubilación en la Iglesia católica.

La Ordenación Sacerdotal la recibió de manos de monseñor Juan Fremiot Torres Oliver, Obispo de Ponce, el 30 de mayo de 1967. Se convirtió en el primer Obispo de la nueva Diócesis de Mayagüez.

El monseñor Casiano emitió un decreto para señalar que no consta evidencia sobre las visiones a la Virgen del Pozo, en Sabana Grande. También trabajó en un llamado para aumentar las vocaciones sacerdotales y religiosas. Y en 1977, escribió una carta pastoral en la que destacó el alto consumo de bebidas alcohólicas e hizo un llamado a la sobriedad o moderación.

“Nuestro querido hermano Mons. Casiano fue presidente de la Conferencia Episcopal Puertorriqueña (CEP) de 1998-2000 y ocupó la presidencia de varias comisiones de la CEP destacándose por su sabiduría, su celo pastoral, su gran amor por Jesucristo, su adhesión a la Iglesia y su amor por Puerto Rico,” expresó el Arzobispo González.

El Arzobispo, en declaraciones escritas, pidió oraciones por el descanso eterno de Mons. Casiano: “Hoy pedimos que el Señor premie sus buenas obras a este siervo bueno y fiel, y que por la intercesión de Nuestra Señora de la Monserrate, entre a la vida eterna en presencia del Señor Jesús Resucitado”.