“Natural” no siempre significa seguro

¿Quién no conoce a un familiar o amigo que le recomienda a toda la vecindad remedios caseros o inclusión de suplementos nutricionales o dietéticos?

En Puerto Rico lo vemos muy a menudo, he podido notar que muchos pacientes confunden el término de un producto “natural”, con un producto que no va a tener implicaciones lamentables en su salud. Por eso esta semana dedico mi blog a este tema en particular con el motivo de educar sobre estos conceptos, los que se han convertido en parte de nuestro diario vivir.

El Registro y Oficina de Suplementos Dietéticos nos ofrece una información vital (Bethesda, Instituto Nacional de Salud): Nuestro organismo necesita una cantidad considerada de macronutrientes y micronutrientes para que el mismo pueda llevar a cabo procesos fisiológicos y bioquímicos de gran relevancia.

Estos macronutrientes y micronutrientes los obtenemos en nuestra dieta a diario. Lo que debemos entender es que solo necesitamos “suplementar” alguna deficiencia en nuestra dieta que nuestro organismo exhiba en diferentes etapas de nuestra vida.

Los “suplementos” en exceso, puede tener efectos contrarios en nuestra salud. Tenga en cuenta que algunos ingredientes de los suplementos dietéticos están presentes en un número cada vez mayor de alimentos, entre ellos, los cereales para el desayuno, bebidas y comidas. Lo que significa que tal vez esté ingiriendo esos ingredientes en una cantidad más alta de la que piensa. Recuerde: más no siempre quiere decir mejor.

¿Qué es un suplemento dietético/natural? Estos productos son diseñados originalmente para complementar la dieta de acuerdo al género, edad y condiciones previas de la salud que exhiba el individuo.

¿Qué productos son considerados suplementos dietéticos/naturales? Dentro del gran espectro que encontramos en las farmacias y centros naturales podemos observar las vitaminas, minerales, sustancias botánicas y aminoácidos, entre otros.

¿Cómo podemos ingerir los suplementos dietéticos/naturales? Los podemos ingerir en distintas formas: pastillas; píldoras tradicionales; cápsulas; en polvo; bebidas energizantes y barras energizantes. Los suplementos dietéticos y naturales no son considerados medicamentos. Por ende, estos suplementos dietéticos y naturales no están destinados a tratar, diagnosticar, aliviar, prevenir ni curar enfermedades.

¿Estos productos son seguros o son regulados por alguna agencia? La Food and Drug Adminstration (FDA) es la agencia federal que supervisa y controla tanto los suplementos dietéticos al igual que los compuestos que llamamos “medicamentos”.

¿Cómo se regulan? Hace alrededor de 6-7 años se han realizado unas reglamentaciones de la FDA exclusivamente para los suplementos dietéticos/naturales y estas a su vez son muy distintas de las que se aplican a los medicamentos.

Los medicamentos son aprobados por la FDA antes de lanzarse al comercio, mientras que los suplementos dietéticos/naturales no requieren supervisión previa a su comercialización.  Las compañías que manufacturan los suplementos dietéticos/naturales no están obligadas a presentar esas pruebas a la FDA antes de lanzar el producto al mercado.

¿Por qué son atractivos los suplementos dietéticos? Costo más económico; promociones agresivas al público en general de sus efectos rápidos en la salud; amplio espectro en cubrir enfermedades crónicas o infecciosas y accesibilidad al paciente en comparación con un tratamiento clínico.

Realmente ¿son eficientes? Las pruebas científicas de la Oficina de Suplementos Dietéticos confirman que 1 de cada 3 adultos consumen suplementos dietéticos/naturales en su vida cotidiana. Estos han demostrado que algunos pueden mejorar la salud en general y ayudan a controlar algunos trastornos cognitivos y sicológicos. Por ejemplo: Calcio y la Vitamina D fortalecen los huesos y reduce la pérdida ósea; ácido fólico disminuye el riesgo de ciertos defectos congénitos; ácidos grasos omega-3 de los aceites de pescado podrían ayudar a algunas personas con enfermedad cardíaca.

El que sea natural, no significa que no tenga efectos negativos en su salud. De igual forma, se ha comprobado que la ingesta de los mismos en dosis inadecuadas puede causan efectos secundarios o dañinos.

Ciertamente, cuando estos suplementos se toman con el objetivo de reemplazar medicamentos con receta clínica, o cuando se ingiere una combinación de varios suplementos al mismo tiempo, el individuo puede causar daños irreversibles a su salud. Ejemplos: algunos suplementos pueden aumentar el riesgo de hemorragias ya que, si se toman antes o después de una operación quirúrgica, influyen directamente en la reacción a la anestesia. También pueden interactuar con ciertos medicamentos de venta con receta y causar problemas de salud. Por ejemplo: La vitamina K puede reducir la eficacia del anticoagulante Coumadin, que previene la formación de coágulos sanguíneos.

Los suplementos antioxidantes, como las vitaminas C y E, podrían reducir la eficacia de ciertos tipos de quimioterapia para el cáncer y causar el crecimiento y desarrollo de tumores.

Realice el siguiente ejercicio de pregunta y respuesta, antes de tomar un suplemento dietético:

o ¿Cuáles son los posibles beneficios para la salud de este suplemento dietético?

o ¿Estoy sustituyendo mi medicamento principal por un suplemento?

o ¿En qué podría beneficiarme si lo tomo?

o ¿Algún órgano se podría lastimar?

o ¿Es seguro este producto para mí?

o ¿Cuál es la dosis adecuada para mí de acuerdo a mi condición?

o ¿Cómo, cuándo y durante cuánto tiempo debo tomarlo?

Entérate de lo importante que es leer las etiquetas de suplementos nutricionales y dietéticos a la hora de consumirlos. Siempre consulte con su médico si es apropiado la ingesta de los mismos de acuerdo a su edad, género y condiciones de salud previas. Lo importante es tomar las cantidades adecuadas que necesita tu cuerpo, no caer en los excesos para no lastimar nuestra salud.

En cuanto a otros suplementos, se requieren más estudios para determinar sus beneficios para la salud, en especial en las mujeres embarazadas. Te invito a que me escribes dudas o comentarios a: atrevete.vive@gmail.com

“Atrevéte a vivir hoy con PLENITUD”.