“No se queden calladas”

Por Sandra Caquías Cruz

redaccion@esnoticiapr.com

 

PONCE – “No se queden calladas”.

Ese fue el llamado que Zaida Ojeda, mamá de Valerie Ann Almodóvar Ojeda, hizo a las mujeres que son víctimas de violencia.

Valeria Ann apareció asesinada -la semana pasada- cerca del lago Garzas, en Adjuntas. El cuerpo estaba envuelto en bolsas plásticas. El caso está sin esclarecer.

La mamá de Valerie Ann insistió en que “lo mejor” que puede hacer una mujer víctima de cualquier tipo de maltrato o violencia es comunicar lo que le ocurre. “Comunicárselo a un familiar, a una amistad cercana; si está en la escuela, a un profesor; o en la iglesia. Lo mejor es la comunicación”, dijo.

 

No quedarse callada, porque lo que no se dice no se sabe y eso es lo que pasa mucho, que callan, y suceden estas cosas, como ahora, porque en ningún momento nosotros nos enteramos que había pasado algo fuera de lo normal. Yo preguntaba, y todo bien, todo bien. Uno es ajeno de muchas cosas. Eso es lo malo, que se callen”.

Zaida Ojeda – madre de Valerie Ann Almodóvar Ojeda

 

Las expresiones de la mamá de Valerie Ann fueron durante una actividad -la noche del viernes- en la plaza Las Delicias, en Ponce, en la que recordaron a la joven y donde hubo diversos llamados para concienciar sobre el grave problema de violencia contra la mujer que se vive en Puerto Rico.

Decenas de velas fueron prendidas en recordación de la artista, de 23 años.

Rosita Archeval Zayas, profesora de teatro de la Pontificia Universidad Católica, y una de las organizadoras de la actividad, también hizo un llamado a las mujeres víctimas de maltrato a que denuncien lo que les ocurre.

Hemos querido hacer este acto para recordarla, para que el pueblo entienda que Valerie nos duele, le duele al pueblo, le duele al País, le duele a toda una Ciudad, y tristemente es una de las víctimas terribles de esta violencia”.

Rosita Archeval Zayas – profesora

“No queremos que se quede aquí, queremos que el pueblo sepa que estamos haciendo algo por que se sepa la verdad que es lo más importante. Queremos que se detengan los golpes, la injusticia, sobre todo el dolor, porque hay muchas familias con mucho dolor y Valerie, tristemente, ha sido parte de estas estadísticas”, dijo la educadora.

“Valerie es una niña que tenía un mundo por delante, 23 años, teatrera, quería ser periodista, tenía un mundo de muchas ilusiones”, indicó.

Adelantó que la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, donde estudió Valerie Ann, organiza una serie de conferencias “dedicados a la protección, a que no se queden calladas, a que denuncien. Las redes sociales han sido clave en denunciar, y eso ha sido clave en este proceso”.  

“Las mujeres tenemos que tomar acción. No podemos quedarnos calladas. No podemos estar en el silenciado; no podemos quedarnos en nuestras casas. Tenemos que hablar; tenemos que decir; tenemos que denunciar, sino denunciamos pasarán cosas como las que le pasó a Valerie”, exhortó Archeval Zayas.

Por su parte, el padre de Valerie, Eddie Almodóvar, agradeció los gestos para con su hija y se unió a la exhortación de no callar el maltrato. “Sabemos que hay un problema de enfermedad mental y hay que ayudar a todas las mujeres”, dijo.  

La actividad incluyó música de amigos de Valerie Ann. Vendieron y prendieron velas. El dinero recaudado sería entregado a los padres de la joven para los gastos fúnebres.

Luz Selenia Colón, residen en la comunidad La Cantera, en Ponce, quien acudió a la actividad para solidarizarse con la familia de la joven, dijo que sintió “la necesidad de venir a apoyar a esta muchacha, que pare ya la violencia contra la mujer. Tenemos que apoyarnos”.

“Lo más importante es que nos unamos como pueblo”, dijo Colón. Durante el 2018, en Puerto Rico han asesinado 49 mujeres, 23 de ellas por sus parejas o exparejas.