No todos los dolores de pecho son síntomas de un ataque al corazón

Por Virgilio Rodríguez

Director de Sala de Emergencia Hospital Damas

 

Si hay algo que nos causa pavor es cuando sentimos un dolor de pecho.  Pensamos mil cosas y toda nuestra vida pasa por delante en un abrir y cerrar de ojos.

Sin embargo, no debemos pensar lo peor.  Un dolor de pecho no siempre resulta ser un ataque al corazón, existen  otras condiciones que pueden simular los síntomas y confundirnos.

Tanto los médicos, así como otros medios de comunicación han sido enfáticos en los síntomas más comunes que representan un ataque al corazón.   A modo de repaso, las señales de un ataque al corazón son:

* Dolor de pecho: especificamente en el centro o lado izquierdo del pecho. Dura pocos minutos y puede ir y venir. También se puede sentir síntomas de acidez o indigestión.

* Insuficiencia de aire:  a veces es el único síntoma que se presenta.  Este puede ocurrir cuando se está en descanso o realizando alguna actividad física.

* Malestar en la parte superior del cuerpo: dolor en uno o en ambos brazos, espalda, hombros, cuello, mandíbula o parte superior del estómago.

* Otras señales pueden ser náuseas, vómitos, mareos o sensación de aturdimiento.

Existe otra condición que cuyas señales pueden simular un ataque cardiaco. Su nombre es un poco complicado y sus síntomas se pueden confundir muy fácilmente; esto lo es la costocondritis.  El dolor que causa esta condición se puede ser uno muy similar a enfermedades cardiacas, pulmonares, problemas gastrointestinales y artrosis.  A través de un electrocardiograma, toma de rayos X, resonancia magnética; se puede identificar la condición.

Estas contracciones musculares, causadas por la costocondritis, provocan dolor y sensibilidad en el tórax.  Además este dolor agudo en la pared torácica se puede transferir a la espalda o estómago. La persona puede sentir que el dolor aumenta al respirar profundo o cuando tose.  Aunque , suele desaparecer por sí sola puede que los síntomas duren varias semanas.

Si asiste a una sala de emergencia o a su médico de cabecera, luego de determinar que usted tiene la condición, el médico le podría referir medicamentos antiinflamatorios, no esteroides.  Algunos son: el acetaminofén, ibuprofeno o naproxeno.  Otras alternativas para minimizar el dolor es la terapia a través de ejercicios de estiramiento y estimulación nerviosa (por medio de terapia con electricidad).  También las compresas calientes en la zona alivia el dolor. Pero, sobretodo, lo más que se recomienda es el descanso.

Así que la próxima vez que sientas una molestia en el pecho, no entres en pánico de inmediato.  Monitorea los síntomas y visita a tu sala de emergencia más cercana o médico de cabecera. No dejes que la ansiedad dominen tu cuerpo.

¡Hospital Damas de Ponce, Cuidado de Calidad de Generación en Generación! Más información:

Hospital Damas / 787-840-8686 / www.hospitaldamas.com