Nunca estudié en la UPR

 

 

Nunca estudié en la UPR. Tras recibir la carta de admisión decidí ir a una universidad privada. En el tinterio siempre ha estado estudiar en la UPR. Esta era también la opción cuando me gradué de bachillerato, pero decidí estudiar en universidades extranjeras.

Demasiadas veces tuve que explicar en el extranjero el porqué había estudiado en una institución privada. Para muchos en España las universidades privadas son sospechosas; en Estados Unidos, demasiado costosas. Para mí son una alternativa y así deben permanecer, como una posibilidad, no como el único camino disponible para los estudiantes. Por eso cuando me preguntan, afuera y aquí, por qué no estudié en la Universidad de Puerto Rico respondo: porque tuve la opción de decidir.

Pero mi decisión trazó más bien el rumbo físico de mis años de estudio. Nunca me he sentado a tomar clases en un salón de la UPR. Sin embargo, todos los caminos de mi formación académica, que ha sido en su mayoría en instituciones privadas, conducen a ella. En y fuera de Puerto Rico me entrecrucé con ideas forjadas en y desde la UPR. Fue en el teatro de la Universidad de Puerto Rico en Ponce donde conocí los cuentos de Abelardo Díaz Alfaro, dramatizados por un grupo de estudiantes y de acceso gratuito para todos.

Nada hubiese entendido de filosofía sin Oscar Dávila, mi mentor, egresado de la UPR. Y quizás no me hubiese acercado a la Literatura de la misma forma sin las pasiones de Amalia Lluch, exalumna del RUM y estudiosa de la décima puertorriqueña. Incompleto hubiese sido el acto de leer poesía mística sin los trabajos de Luce López Baralt o discutir estudios caribeños sin los textos de Jorge Duany, ambos catedráticos de la UPR.

¿Qué hubiese sido de Julio Cortázar, autor al que dediqué mi tesis doctoral, si la Editorial de La Universidad no le hubiera encomendado la traducción de los cuentos de Edgar Allan Poe? Quizás nada hubiese tenido que decir yo en una tesis…

Lo que pasa en la UPR no termina en sus portones. Por eso hay lucha, enseñanza y aprendizaje aún cuando están temporeramente cerrados; por eso se lucha, incluso los que orgullosamente estudiamos en otros sistemas, para que al abrirse continúen siendo una opción accesible a la enseñanza y el aprendizaje.

1 comments

Deja un comentario

*