Ombudsman reclama mayor concienciación ciudadana

Por CyberNews

 

La presidenta de la Federación Iberoamericana del Ombudsman (FIO), Iris Miriam Ruiz Class, reconoció que la lucha por los derechos humanos en la Isla todavía es incipiente, por lo que reclamó mayor concienciación ciudadana y apoyo oficial para lograrla.

La también Ombudsman de Puerto Rico que preside la entidad que agrupa a los Defensores del Ciudadano de 22 países del hemisferio, España y Portugal, sostuvo que en materia de derechos humanos, Puerto Rico se ha conformado con pensar que aventaja a la América Latina, cuando lo cierto es que prevalecen serias situaciones de desigualdad en nuestro diario vivir.

Como ejemplo de ello, Ruiz Class señaló el acceso a la justicia, un programa de salud integral, defensa de sectores vulnerables, acceso a las comunidades LGBTTIQ a sus reclamos, participación social de comunidades migrantes, educación de equidad y género, como la protección e integridad pública.

“Pudiéramos admitir que tenemos grandes avances en unas áreas, pero el conformismo es la principal causa de que se violenten los derechos humanos, debido a la apatía general por entender que es un asunto que nos les afecta”, comentó Ruiz Class, con motivo a la conmemoración del 70 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos adoptada por las Naciones Unidas.

La Ombudsman dijo que el demoledor paso del huracán María, que llevó a la total interrupción de servicios básicos y esenciales a lo largo y ancho del país, pudo demostrar que la solidaridad comunitaria y la generosidad ciudadana suplieron la incapacidad del ente gubernamental en todas las esferas, de proveer rápido auxilio y restablecimiento de la vida normal.

“Hasta los tribunales recesaron porque no había forma de trabajar. Los servicios de salud estuvieron limitados y el acceso a la educación y la seguridad pública no fueron provistos. Todo esto se visualizó en el contexto de regresar a la normalidad tras un cataclismo, pero nadie lo puntualizó como una necesidad de protección de derechos humanos y de crear salvaguardas para ello”, dijo.

Ruiz Class señaló que cuando las Naciones Unidas (ONU) adoptó el 10 de diciembre de 1948 la Declaración como respuesta a los terribles actos cometidos durante la Segunda Guerra Mundial, se pensó que había la voluntad mundial para lograr acometer este esfuerzo.

Sin embargo, dijo, 70 años después, las noticias diarias nos traen el crudo testimonio de que persisten violaciones a los 30 derechos y libertades que consagra como inviolables el documento de la ONU.

En ese sentido, señaló que “Puerto Rico no puede dormirse en los laureles de mantener una vida social con índices de progreso, cuando todavía existen personas sin techo, sobreviviendo en el desamparo, la mujer enfrenta la violencia y la desigualdad, crece la deserción escolar y el maltrato a los envejecientes y la trata humana se mantiene vigente de manera discreta lacerando la dignidad humana”.

“Hay mucho por hacer y nos corresponde a todos”, culminó Ruiz Class.