Opciones de medicamentos no opioides para manejar el dolor

El dolor es algo que todos hemos experimentado y que seguramente volveremos a sentir en algún momento de nuestras vidas. En ocasiones, puede ser leve y pasajero y en otros puede ser severo y crónico. El tipo de dolor que tengas va a determinar el tratamiento que se utilizará para que sientas alivio.

Cuando el dolor es leve puede ser que decidas soportarlo sin tomar medicamentos. Si durante el día empeora un poco, lo más probable es que tomes algún medicamento sin receta y utilices alguna medida adicional, como aplicar frío o calor, para sentir alivio.

Ahora bien, cuando el dolor persiste por varios días o te dificulta realizar tareas que son cotidianas para ti, lo mejor es que visites al médico para evaluar la posibilidad de utilizar algún medicamento recetado.

Medicamentos según el tipo de dolor:

Analgésico – Medicamento utilizado para tratar dolores leves y para bajar la fiebre. El ejemplo es el acetaminofén que es el ingrediente que puedes encontrar en el Tylenol® y Panadol®.

Tópicos – Se utilizan para tratar dolores en ciertas áreas o localizados. Voltaren® Gel, Lidoderm®, Bengay® y Aspercreme® son ejemplos de productos tópicos.

Antiinflamatorios no esteroidales – Utilizados para tratar dolores causados por inflamaciones y/o generalizados. Algunos de los que puedes encontrar sin receta son el Advil®, Motrin® y Aleve®. Hay otros que, por ser más potentes, vas a necesitar ser evaluado por tu médico para que te haga una receta. Por ejemplo, Celebrex®, Voltaren®, Indocin®, Toradol® y Relafen®. Si eres alérgico a la aspirina, no debes tomar medicamentos de esta categoría. Tampoco se recomienda que los utilices por mucho tiempo porque puedes desarrollar problemas de los riñones y úlceras estomacales.

Esteroides – Este tipo de medicamentos también se utiliza para dolores asociados a inflamaciones, pero se suele reservar para los casos en que haya problemas autoinmunes como lo son la artritis reumatoide y lupus. Este tipo de medicamento no se suele utilizar en pacientes diabéticos. El Medrol® y Decadron® son ejemplos de esta categoría.

Antidepresivos – Aunque son medicamentos que se crearon con otro propósito, se ha encontrado que algunos funcionan para tratar dolores crónicos.  Algunos ejemplos son el Cymbalta®, Effexor® y Elavil®.

Antiepilépticos – Se utilizan para tratar dolores generados por daños a nivel nervioso. Neurontin®, Lyrica®, Tegretol® y Topamax® pertenecen a este grupo.

Relajantes musculares – Utilizados para aliviar los dolores causados por espasmos musculares. Algunos de los medicamentos que pertenecen a esta categoría son el Flexeril®, Norflex® y Skelaxin®. Como ves, hay muchas opciones de tratamiento para manejar tu dolor.

Lo realmente importante es que evalúes tu situación para que puedas describir el tipo de dolor, intensidad y su duración. De esta manera, cuando visites a tu médico podrán dialogar y determinar la mejor opción de tratamiento para ti. Si desea puedes escribirme a: estureceta@gmail.com