Familias que residen en cooperativa de vivienda reciben título de propiedad

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

Unas 232 familias que por años residieron en la comunidad cooperativa de viviendas Jardines de Valencia, en Río Piedras, se convirtieron ayer en dueños de sus hogares.

Los residentes recibieron las escrituras de sus casas y de esa forma la comunidad se convirtió en la primera cooperativa de titulares de vivienda, un régimen que permite la Ley General de Sociedades Cooperativas de 2004.

Estas familias hacen historia. Muchos de estos socios llevan 40 años viviendo en Jardines de Valencia y es gracias a una enmienda a la Ley 239 y al esfuerzo de mucha gente que valora el cooperativismo que este sueño de ser dueños de sus apartamentos se hace realidad”, expresó Ivelisse Torres Rivera, comisionada de Desarrollo Cooperativo (CDCoop).

Explicó que en Puerto Rico existen 13 cooperativas de vivienda y dos están en el proceso de conversión al Régimen de Cooperativa de Titulares de Vivienda. Una vez lo completen, Puerto Rico tendría tres cooperativas de este tipo, indicó.

“Ahora las familias de estos socios pueden heredar y recibir el justo valor de su propiedad en el mercado. Pero, lo mejor de todo es que siguen su vida bajo los valores y principios que promueve el cooperativismo”, indicó Torres Rivera.

Para que una ‘cooperativa de vivienda’ pueda convertirse en una ‘Cooperativa de Vivienda de Titulares’ debe haber saldado la hipoteca, celebrar una asamblea extraordinaria y aprobar la conversión al régimen con más de la mitad de la totalidad de los socios activos.

Los residentes también tendrán que enmendar los objetivos y cláusulas de su reglamento y someter a la CDCoop un plan de conversión junto con las enmiendas a las cláusulas y al reglamento dentro de los 90 días de haber sido aprobado. “Es un proceso que se realiza de la mano de nuestra agencia”, indicó la funcionaria.

Este tipo de cooperativa se diferencia de otros modelos porque posee facultad propia de atender la vida comunitaria y dedicar recursos económicos para ello. Realiza actividades comunitarias de carácter social, recreativo y educativo.

Torres Rivera explicó que este sistema le permite manejar la conducta indebida, prohibida en su ley especial, a través del poder otorgado a la Junta de Directores, también puede celebrar vistas, adjudicar casos e imponer medidas disciplinarias.

Deja un comentario

*