Peligroso abusar de los medicamentos para el dolor

Por Jeannette Pérez Pierantoni, PharmD

 

Hace un tiempo estuve viendo un documental y mostraron el caso de un joven que practicando deportes sufrió una lesión. El médico lo revisó y le recetó un medicamento para el dolor. El medicamento recetado era un narcótico y luego de terminar el tratamiento, el paciente siguió buscando como conseguir el medicamento porque sentía que lo necesitaba.

¿Qué son los medicamentos narcóticos? ¿Qué es lo que causa que algunas personas creen una adicción por este tipo de medicamentos? ¿Puede una persona pasar a usar otro tipo de drogas ilícitas luego de esto? ¿Cómo podemos detectar si una persona está usando indebidamente los medicamentos recetados para el dolor?

Los medicamentos narcóticos también son conocidos como medicamentos opioides. Son medicamentos que tienen un efecto fuerte controlando el dolor. Generalmente son recetados a pacientes de cáncer, para manejar el dolor luego de operaciones y en otros tipos de dolor, según su médico lo considere adecuado.  Dentro de este grupo se encuentran medicamentos que contengan hidrocodona, oxicodona, codeína, fentanil y morfina. 

Cuando estos medicamentos son usados por cortos periodos de tiempo, no suelen causar problemas. Sin embargo, en algunos casos, al usarlos por tiempo prolongado puede causar dependencia. Claro está, en pacientes con cáncer, especialmente en estado avanzado, se le pueden prescribir narcóticos por mucho tiempo porque es la manera en la que se puede controlar el dolor que padecen estos pacientes. No obstante, no es considerado adecuado el usar mes tras mes este tipo de medicamentos para manejar un dolor de espalda.

El uso excesivo de estos medicamentos puede causar problemas serios. No me refiero solo al problema de dependencia sino a que el usar más de las dosis recomendadas puede causar depresión respiratoria y si no se atiende de inmediato, el paciente puede morir.

Mueren más personas por el abuso de medicamentos recetados para el dolor que por abuso de heroína. Según la American Society of Addiction Medicine, en el 2015 murieron 20,101 personas por sobredosis de medicamentos para manejo del dolor mientras que solo hubo 12,990 muertes relacionadas a heroína.

Cuando los pacientes que desarrollan dependencia a los narcóticos no pueden conseguir recetas de su médico de cabecera, comienzan a visitar otras oficinas para tratar de conseguir las mismas. Ha habido casos en los que le roban los medicamentos a familiares o tratan de conseguirlos en la calle. Precisamente aquí encontramos otro problema y es que pueden terminar cambiando su adicción a la heroína que también es un opioide.

Según el Instituto Nacional para el Abuso de Drogas, en Estados Unidos cerca del 80% de adictos a heroína reportan haber abusado de narcóticos recetados anteriormente. Sin embargo, solo el 4% de los pacientes que abusan de estos narcóticos, pasan a usar heroína en un periodo de 5 años.

Los signos de que una persona puede estar abusando de medicamentos narcóticos incluyen el tener problemas para dormir, disminución de apetito, emplear mucho tiempo para conseguir los medicamentos, mostrar alta tolerancia al dolor, estar cansado y confundido con las pupilas pequeñas.

Debo aclarar que los medicamentos narcóticos para el dolor son beneficiosos si son utilizados correctamente. Por lo tanto, es importante que el médico haga una evaluación completa del paciente y de los medicamentos que ya se han utilizado anteriormente para manejar el dolor. Si usted o alguien de su familia ha usado medicamentos narcóticos y están mostrando estos signos, es importante que busque ayuda. Hable con su médico para que lo dirija en el proceso y pueda romper el abuso.

Hasta la próxima.

Deja un comentario

*