Plan Estratégico revela triste realidad de los viejos

Por Sandra Caquías Cruz

sandra.caquias@esnoticiapr.com

 

Un informe de Progreso del “Plan Estratégico de Desarrollo Integral y Comprensivo de la Expectativa Demográfica presente y futura de Puerto Rico” identifica una serie de situaciones que afectan a la población de adultos mayores para que sean atendidas por el Gobierno.

El documento, que debe servir del guía el Gobierno, establece que la migración es un grave problema que enfrenta el País y que impacta grandemente a los viejos.

El Informe, el cual es parcial porque el final lo entregarían en el 2020, identifica entre los retos, la necesidad de dar apoyo social a los adultos mayores y atender la ausencia de reconocimiento y respuesta efectiva frente a cambios demográficos y sociales. La estrategia propuesta para atender esa situación va dirigida a:

– Promover e incentivar una población de adultos mayores más activa y diestra.

– Coordinar el voluntariado de adultos mayores y profesionales retirados para que puedan servir a la sociedad, ya sea en el gobierno u otras instituciones.

La edad para comenzar a recibir los beneficios del retiro no va a la par con la edad para retirarse y cualificar para los servicios de Medicare. En aquellos casos en que nunca trabajaron no tienen derecho a Medicare”.

Plan Estratégico de Desarrollo Integral y Comprensivo de la Expectativa Demográfica presente y futura de Puerto Rico

La solución presentada fue el que se provea la “participación de adultos mayores, mediante voluntariado, en actividades diversas, por ejemplo, la protección del patrimonio histórico y arqueológico, el arte, la literatura, la música y la cultura, la educación, y también su readiestramiento para adquirir nuevas destrezas para una vida activa”.

El Plan Estratégico es un mandato de la Ley Núm. 199 de 16 de diciembre de 2010, la cual ordenó a la Junta de Planificación crear el Comité de la Ley del Reto Demográfico, cuya tarea es diseñar el Plan Estratégico de corto, mediano y largo plazo para el desarrollo integral de las expectativas demográficas.

En el área de salud, el Informe resalta la “falta de servicios de salud especializados” para la población de edad adulta e identifica como un problema la: • Ineficiencias y duplicidad en servicios para los adultos mayores.

• Ausencia de programas eficientes de apoyo al cuidador informal lo que impacta la calidad de vida del adulto mayor frágil.

• Poca o ningún apoyo de cuidado transición (“transition care”) al salir del cuidado institucional.

• Incremento en el costo de vida en áreas como alimentos, medicamentos y combustible.

El Informe señala que el 40.2% de la población puertorriqueña de 65 años y más viven debajo el nivel de pobreza.

“Un segmento de adultos mayores de bajo y mediano ingreso enfrentan retos económicos, que les impiden comprar los medicamentos que requieren sus condiciones, no pueden cubrir los deducibles, comprar equipos”, señala el Informe. El documento también destaca que “la edad para comenzar a recibir los beneficios del retiro no va a la par con la edad para retirarse y cualificar para los servicios de Medicare. En aquellos casos en que nunca trabajaron no tienen derecho a Medicare”.

“Desde los inicios del Medicaid en Puerto Rico, por decisión del Gobierno, no se asignan fondos para cuidado prolongado institucionalizado o en el hogar (como amas de llaves, home community services, etc.), a diferencia los Estados Unidos. No hay un “punto de acceso único” (single entry point) para una evaluación de que cuidados puede tener una persona”, apunta el documento.

La estrategia que propone para atender esta situación es “promover la integración de los servicios para las personas de edad adulta. Ampliar los ofrecimientos a personas de edad mayor y a personas con impedimentos. Promover un modelo de salud que facilite el acceso de servicios en el hogar y la comunidad”.

Otra de las áreas que destaca es la vulnerabilidad económica de los jubilados. “Los cambios al sistema de Retiro hacen que la población próxima a retirarse sea económicamente más vulnerable, con menos poder adquisitivo y más dependencia económica”, especifica.

El documento propone como estrategias el “promover la importancia un nuevo concepto de la jubilación a través la creación de infraestructura e incentivos que permitan a la población de adultos mayores ser más independientes mientras siguen contribuyendo a la economía local”.

Resalta que se debe tomar en consideración en que el 40.2% de la población puertorriqueña de 65 años y más viven debajo el nivel de pobreza, según los datos de la encuesta sobre la comunidad de Puerto Rico 2011-2015. El informe también plantea la necesidad de formular políticas públicas en busca de aumentar los ingresos a la población de adultos mayores.

Plan Estratégico de Desarrollo Integral y Comprensivo de la Expectativa Demográfica presente y futura de Puerto Rico

RETO DEMOGRAFICO INFORME PROGRESO 2018