Policía es encontrado culpable de ocultar confesión de asesinato

Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

El expolicía Julio Mundo Feliciano fue encontrado culpable de ocultar la confesión que le hizo un criminal sobre cómo asesinó a un policía municipal de Juncos.

Mundo Feliciano también fue acusado de obstruir la justicia y altera la paz cuando la fiscal que realizaba la investigación del crimen le inquirió sobre su actuación.

La jueza María Trigo Ferraiuoli, del Tribunal de Primera Instancia de Bayamón, le impuso una pena de $1,500 por los tres cargos menos graves.

El Departamento de Justicia informó que Luis Bonilla Viera fue acusado en ausencia el 23 de marzo de 2018 de asesinar con un rifle al policía municipal de Juncos, Andrés Laza Caballero. Bonilla Viera fue arrestado y encontrado culpable de ese crimen. 

Empero, durante la investigación se descubrió que al momento en que la Policía diligenciaba la orden de arresto e ingreso a prisión de Bonilla Viera, éste confesó al agente Mundo Feliciano la forma y manera en que asesinó al policía municipal.

“Mundo Feliciano, actuando en contra de lo que el deber le imponía como miembro de la Policía, decidió ocultar esta información a la agente y a la fiscal que investigaban dicho asesinato”, señaló Justicia en un comunicado de prensa.

El agente Mundo Feliciano se negó a colaborar con la Fiscalía de Caguas y prestar una declaración jurada sobre la información que le había sido revelada por el hoy convicto.

Al solicitarle su cooperación reaccionó desafiante, negándose a prestar testimonio y hasta llegó a insultar verbalmente a la fiscal a cargo del caso, informó Justicia. Posteriormente, Mundo Feliciano admitió haber recibido la referida confesión de parte del asesino y haber ocultado la misma a las autoridades que investigaban el asesinato.

Mundo Feliciano fue encontrado culpable, en el Tribunal de Bayamón, por dos cargos de obstrucción a la justicia y un cargo por alteración a la paz.

“El agente del Negociado de la Policía, Mundo Feliciano, prefirió proteger a un asesino ocultando a las autoridades que investigaban la muerte de un compañero policía, lo que Bonilla Viera le había manifestado el día de su arresto. De esta manera, se apartó de sus deberes como agente del orden público”, expresó la jefa de fiscales del Departamento de Justicia, Olga Castellón Miranda.

De igual forma actuó ilícitamente cuando, al ser cuestionado por sus actuaciones, prefirió asumir una posición defensiva, atacando y ofendiendo a la fiscal a cargo del caso.  Ciertamente, para él fue más importante ocultar la confesión que le había hecho el asesino del agente municipal Laza Caraballo que cumplir con su deber como agente del orden público. Su comportamiento al ser cuestionado por una fiscal del Departamento de Justicia demoró y estorbó las labores del Departamento de Justicia para lograr el procesamiento del caso. Su conducta es altamente reprochable y no será tolerada”, manifestó.  

El pasado 31 de enero, un juez sentenció a Bonilla Viera a 224 años y ocho meses de cárcel por el asesinato de Laza Caraballo y por herir a otra persona.