¿Por qué debes hacerte la prueba del VIH?

 

El virus de inmunodeficiencia humana o VIH es un virus que ataca el sistema inmunológico y lo debilita. Te puedes contagiar a través del contacto con los fluidos corporales de una persona infectada.

Cuando el sistema inmunológico del paciente está tan débil que comienza a presentar infecciones oportunistas que llegan a poner en riesgo su vida, se dice que tiene SIDA. Hace años hubo una campaña fuerte para educar sobre el VIH, SIDA y todo lo relacionado a su detección y prevención.

Según los números del CDC, se estima que actualmente hay 1.1 millones de personas con el VIH en los Estados Unidos. En Puerto Rico, al 31 de diciembre del 2011, sobre 44,291 personas habían sido diagnosticadas con VIH. Sin embargo, tanto en la farmacia como fuera de ella, veo situaciones que me hacen pensar que todavía hay personas que actúan como si el VIH no existiera.

El CDC recomienda que todas las personas entre los 13 y 64 años se hagan la prueba del VIH al menos una vez, como parte de su atención médica de rutina. Ahora bien, si eres una persona que tiene factores de riesgo, debes hacerte la prueba anualmente. Entre los factores de riesgo está el tener varias parejas sexuales, inyectarse drogas y compartir agujas, haber mantenido relaciones sexuales con una persona VIH positiva, si es hombre y ha mantenido relaciones sexuales con otro hombre, le han detectado hepatitis o tuberculosis o si ha tenido una pareja sexual que haya tenido alguno de estos factores de riesgo.

¿Por qué es importante hacerse la prueba? Hay varias razones por la cuales te debes hacer la prueba. El tener conocimiento sobre el resultado positivo, te ayuda a tomar acción para disminuir la probabilidad de que tu pareja y otras personas puedan contagiarse.

Por otra parte, permite que puedas comenzar a recibir tratamiento lo antes posible de manera que se pueda alargar la expectativa de vida y evitar las complicaciones que se presentan al tener el sistema inmunológico afectado. En el caso de las mujeres embarazadas, la detección en el embarazo ayuda a que se comience el tratamiento a tiempo y se tomen medidas que eviten que el bebé se contagie.

Para que una prueba de VIH pueda detectar si estas contagiado con el virus, dependiendo del tipo de prueba que te realicen, deben haber pasado al menos 10 días luego de haber estado expuesto al virus. Si la prueba sale negativa, dependiendo de la que hayan utilizado, es necesario repetirla a los 45 o 90 días. Si crees que has estado en riesgo de contagio, visita a tu médico para evaluar si debes comenzar un tratamiento preventivo post infección.

En algunos casos, se recomienda tratamiento preventivo a ciertas personas que son VIH negativo. Por ejemplo, si eres heterosexual, homosexual o bisexual y tienes varias parejas sexuales o tu pareja tiene varias parejas sexuales y no utilizan condones. Si tu pareja sexual es VIH positivo o si utilizas drogas y compartes jeringuillas, también eres candidato para usar medicamentos de forma preventive.

Los planes médicos cubren la prueba del VIH sin copago, en conformidad con la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio. Si no tienes plan médico, en el sur hay varios centros en donde la prueba es libre de costo. Algunos de ellos son el MedCentro en la Playa de Ponce, Centro Ararat en la calle Concordia y la Clínica Especial de la Salud en Juana Diaz.

Si te interesa conocer otros lugares en donde te puedes hacer la prueba libre de costo, visita: https://gettested.cdc.gov/es/ Allí podrás buscar el más conveniente utilizando tu código postal. Pueden escribirme a estureceta@gmail.com

Protégete a ti y a los tuyos. Hazte la prueba.