Preocupación por ley que obliga a instalar rociadores

Los propietarios deben cumplir con el plan para instalar los rociadores o le podrían cerrar la institución. Foto: Imalay Cruz Figueroa

Por Imalay Cruz Figueroa

redaccion@esnoticiapr.com

 

GUÁNICA – Una nueva directriz siembra preocupación e incertidumbre en los centros donde conviven envejecientes ante el temor de que por falta de dinero no puedan cumplir con una reglamentación.

El jefe del Cuerpo de Bomberos, Alberto Cruz Albarrán, aprobó -el pasado 20 de junio- una Carta Circular que obliga a los centros de envejecientes instalar rociadores automáticos.

La Carta expone que todo dueño entregue un plan de trabajo de la instalación de rociadores que se divide en cinco etapas para que se haga cumplir en un periodo de dos años.

Una vez sometido el plan y luego de ser aprobado, el dueño deberá cumplir con la solicitud del permiso anual de bomberos como establece la Ley Núm., 43-1988, Ley del Cuerpo de Bomberos de Puerto Rico.

No obstante, cumplir con la instalación del sistema representa un costo de miles de dólares para estos centros que, en algunos casos, ahora enfrentan los estragos del huracán María.

La propietaria del Hogar de Amor Nashali, Yohanna Rodríguez Martínez, planteó que se le va a hacer muy difícil obtener los miles de dólares que representa instalar los rociadores porque en su hogar solo viven ocho adultos mayors.

“Este centro es de ocho pacientes, tú te crees que yo podré poner esos rociadores. Eso (los rociadores) lo que salva es material, no salvan vidas… de verdad que es algo ilógico que estén exigiendo los rociadores para los centros de envejecientes”, planteó Rodríguez Martínez, quien destacó que el sistema podría ser sustituido con otras medidas.

“Si estás en el campo tienen que buscar una toma de agua para conectar los tubos hasta el hogar y eso tienes que pagarlo tú. Y debes pagarle a una persona que lo ponga (instalar los rociadores) y poner una cisterna bien grande para que fluya. Esto no es costo eficiente”, indicó.

Resaltó en en estos momentos Puerto Rico atraviesa una situación difícil donde muchas de las viviendas están sin energía eléctrica, servicio de agua potable, telecomunicaciones y suministro, y a pesar del problema se le exige al negociante que cumplan con este plan que le requiere un cuantioso desembolso de dinero.

Explicó que el costo más barato -un centro pequeño y privado- es de alrededor $15,000, cantidad que va a depender del lugar donde están ubicados.

Los propietarios deben cumplir con el plan o le podrían cerrar la institución aun cuando esa decisión afecte los adultos mayores, insistió.

Rodríguez Martínez añadió que “es obligatorio y que todo centro que no lo tuviera lo cerrarían, pero paso (el huracán) María”.

En la segunda etapa del ‘Plan de Cumplimiento de Sistemas de Rociadores Automáticos para las ocupaciones institucionales Grupo 1-2’, la cual comienza desde el 1 de enero al 30 de junio de 2018, el encargado deberá tener instalado la tubería principal y los ramales, y notificar a la oficina de Prevención de Incendios para la inspección de la instalación de rociadores.

La tercera etapa -1 de julio al 31 de diciembre de 2018- va dirigida a instalar la cisternas que Acueductos y Alcantarillados  deberá aprobar.

Y la cuarta etapa -1 de enero al 30 de junio de 2019- requiere que se instale la bomba de presión del sistema y se notifique a la Oficina de Prevención de Incendios para la inspección de la misma.

El propietario terminaría el proceso al completar la cuarta etapa -1 de julio al 31 de diciembre de 2019, momento en que debe tener completada la conexión al abasto público, los certificados del plomero, instalación del sistema y realizado pruebas al Sistema.

Además, argumentó que “si estás en el campo tienen que buscar una toma de agua de dónde tirar los tubos hasta el hogar que tienes que pagarlo tú. Y debes pagarle a una persona que lo ponga (instalar los rociadores) y poner una cisterna bien grande para que fluya todo eso. Esto no es costo eficiente”.

En agosto pasado, en el Senado se presentó el Proyecto del Senado 640, el cual enmendaría ‘Ley para la Reforma del Proceso de Permisos de Puerto Rico’’ a los fines de eximir del requisito de instalar sistemas de rociadores automáticos contra incendios en las ocupaciones existentes de uso residencial o institucional, que comprenden las facilidades dedicadas al cuido de larga duración, tanto para adultos como para personas de edad avanzada, y que sean licenciadas por el Departamento de la Familia o por el Departamento de Salud.