Preocupados los dueños de paradores con el racionamiento de agua

Por CyberNews

 

ADJUNTAS – El presidente de la Asociación de Dueños de Paradores y Turismo de Puerto Rico, Jesús Ramos, expresó preocupación por los efectos que pueda tener en esa industria el racionamiento de agua.

“Reconocemos que la condición de nuestros embalses es complicada y nos preocupa el efecto que pueda tener para el público en general y el costo adicional que podría imponer el acarreo de agua potable para todos los comercios que componen nuestra oferta turística”, expresó Ramos, dueño del Parador Villas Sotomayor, en Adjuntas.

Explicó que se han mantenido pendiente al nivel de los embalses y que están preparando las hospederías para la posibilidad de un racionamiento de agua, que recién comenzó solo en el área noroeste de la isla.

“Hemos fortalecido nuestros sistemas de contingencia, y todos nuestros paradores tienen cisternas de un volumen adecuado de agua y el personal adiestrado para asegurar un servicio de primera a todos nuestros huéspedes, en las habitaciones y en los restaurantes. Nos hemos preparado, considerando nuestras experiencias luego del huracán María, y durante la temporada de sequía que enfrentamos en el 1994”, indicó.

Mientras, Tomás Ramírez, vicepresidente de la Asociación y codueño del Combate Beach Resort, en Cabo Rojo, señaló que los paradores miembros de ese organismo llevan varios años implantando planes de contingencia y equipos para el ahorro de agua potable en esas facilidades, y que al momento, estas prácticas eco-amigables van a ser de mucha ayuda”.

“Ciertamente, nos preocupa el posible impacto económico que tendría en todas las empresas y comercios, el tener que acarrear agua potable para mantener sus operaciones. Cada tanque de 10,000 galones puede costar entre $400 y $2,000, dependiendo de la fuente de donde se obtenga el agua potable”, indicó Ángel ‘Cucho’ Rodríguez, codueño y operador del Parador Boquemar, en Boquerón.

“Como sabemos, la condición del Lago Guajataca es precaria y la capacidad de almacenaje de agua se ha reducido en todos nuestros embalses. En el pasado, la Asociación de Paradores ha propuesto flexibilizar y dar agilidad a los procesos de permisos para el hincado de pozos profundos de agua, y el momento es ahora.  Sabemos que hay abastos de aguas subterráneas cercanas a nuestras propiedades que podrían estar disponibles para el uso a corto plazo. Invitamos a nuestros alcaldes y legisladores a unirse para acelerar los cambios en los reglamentos. Definitivamente, hincar los pozos profundos podría representar una solución viable y con resultados inmediatos para los paradores y otras empresas relacionadas al turismo en la esquina noroeste de la isla”, resaltó Jesús Ramos.

Ramírez dijo que han dialogado con los propietarios de paradores en Isabela y Aguadilla y reconocen que están listos y preparados para proveer el servicio a sus huéspedes, ahora y durante la temporada alta de verano que se avecina.

“Nos inquieta el efecto negativo que este plan de racionamiento tenga sobre la imagen del destino de Porta del Sol. Nos hemos comunicado con varios operadores de otras hospederías y alojamientos no certificados, y nos preocupa grandemente la poca preparación que tienen los miles de alojamientos alternativos ilegales que operan dentro de la región”, apuntó Ramírez.

Por su parte, Francisco Martínez, gerente general del Parador El Buen Café, en Hatillo, señaló que “usualmente, estos alojamientos alternativos son segundas y terceras residencias, y no tienen las reservas de agua potable, sistemas de bombas y el personal de mantenimiento adiestrado para manejar situaciones de emergencia y asegurar el servicio y la calidad del agua para sus huéspedes y visitantes.  Estas brechas fueron evidentes luego del huracán María y ya están ocurriendo en la zona”.