Prevención de abuso a los adultos mayores

Por Dra. Doris Iturrino

Internista y geriatra

 

La población de la tercera edad es una particularmente vulnerable a ser explotada y abusada de diversas maneras.  Es un problema multifactorial, asociado a asuntos psicológicos, sociales y financieros.  De cada caso de abuso que se reporta, cinco pasan desapercibidos.

De acuerdo al Comité Nacional de Prevención de Abuso a Personas Mayores, 5 % de la población envejeciente ha sufrido de algún tipo de abuso.

Para prevenir la victimización de nuestra población envejeciente en nuestra sociedad, hay diversas cosas que se pueden hacer.

Lo primero es informarse sobre lo que es abuso de envejecientes y activamente crear consciencia en nuestra comunidad.

 

Pasos que se pueden tomar para prevenirlo:

-Evitar el aislamiento de nuestros envejecientes

-Mantenerse en comunicación  con ellos en todo momento.

-Mantenerlos activos

-Animarlos a ir a servicios religiosos y/o actividades comunitarias.

-No permitir que vivan con alguna persona que sea abusiva o violenta.

-Estar atento de familiares o amigos que tengan necesidades económicas que puedan  extorsionarlos.

-Que cada envejeciente esté pendiente de sus propios estados financieros (siempre que pueda).

-No permitir que ningún cuidador o familiar altere ningún documento legal, testamento o poder.

-Que estén pendientes y nunca aceptar solicitudes de ningún tipo por teléfono, internet o por correo.

Si usted o alguien que usted conoce tiene preocupación de que pueda ser víctima de abuso, incluyendo abuso financiero, discutan estas inquietudes con un familiar cercano, abogado, gerente de banco, o algún amigo de su entera confianza.

Al identificar los factores de riesgo para abuso, podremos defender y proteger a nuestros envejecientes.  Si usted es un cuidador, asegúrese conseguir ayuda para que la situación no se convierta en una de estrés y a su vez pierda la paciencia, evitando así el maltrato involuntario.

Si su familiar está en un hogar de envejecientes, manténgase como parte activa del proceso.  Involucrarse en el cuidado de su familiar en el hogar, lo ayuda a usted a estar pendiente de cualquier cambio en el estado de ánimo, apariencia física y estado en general.

 

Tipos de maltrato contra el adulto mayor

La página electrónica salud.mapfre.es define los tipos de maltratos más frecuentes como:

Abuso físico: uso de fuerza física que puede resultar en daño corporal, dolor o deterioro físico. Puede incluir golpes, pellizcos, empujones, patadas, quemaduras, castigos físicos, latigazos, uso inapropiado de fármacos, restricciones físicas, ingesta forzada, entre otros.

Abuso sexual: contacto sexual no aceptado, de cualquier clase. Puede incluir: tocamientos, hacer fotografías impúdicas sin consentimiento, violación, desnudez forzada, etcétera.

Abandono: desamparo de un anciano por una persona que había asumido la responsabilidad de proporcionarle cuidados, o bien por la persona a cargo de su custodia (tutor legal). Incluye el abandono en instituciones asistenciales tales como hospitales, residencias y clínicas, así como en centros comerciales, locales y en la vía pública.

Abuso económico: uso ilegal o impropio de todos o algunos de los fondos económicos, bienes, propiedades o posesiones del anciano.

Negligencia: conducta que amenaza la propia salud o seguridad personal del mayor de edad mediante restricciones, ausencias o deficiencias en la provisión de comida, bebida, ropa, higiene, aseo, refugio, medicación o seguridad.

Abuso psíquico: uso de la coacción, insultos, menosprecio, infravaloración, descalificación o conductas de dominio e imposición.