Problemas de memoria en adultos mayores

A medida que envejecemos, nuestro cerebro va sufriendo cambios. Debido a esto, nuestra memoria se ve afectada. Eso no quiere decir que el envejeciente tenga Alzheimer o demencia, pero sí puede comenzar a presentarse un deterioro cognitivo leve que esté causando problemas.

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales, una persona que tenga problemas de memoria, pero que no tenga problemas de lenguaje, orientación o cálculo y que lleva a cabo sus actividades diarias sin mayores problemas no reúne los requisitos para ser diagnosticado con demencia. Las deficiencias específicas en cada área se pueden determinar a través de un Mini Examen del Estado Mental o “Mini Mental”.

La Clínica Mayo menciona los síntomas comunes que ayudan a identificar cuando un envejeciente está teniendo problemas cognitivos leves.

  1. Te olvidas de las cosas con más frecuencia.
  2. Te olvidas de eventos importantes como consultas, reuniones de trabajo o compromisos sociales.
  3. Pierdes el hilo del pensamiento o de las conversaciones, los libros o las películas.
  4. Sientes dificultad al momento de tomar decisiones, planificar pasos para realizar una tarea o comprender instrucciones.
  5. Comienzas a tener dificultades para ubicarte en entornos familiares.
  6. Te vuelves más impulsivo o muestras un sentido de la realidad cada vez más deteriorado.
  7. Tus familiares y amigos se dan cuenta de todos estos cambios.

Es de suma importancia que visites a tu médico para que pueda evaluarte ya que hay otras condiciones de salud que pueden ocasionar que haya problemas de la memoria. La Clínica Mayo da algunos ejemplos de situaciones o condiciones que pueden causar que tengas problemas de la memoria.

  • Un golpe en la cabeza
  • Medicamentos que puedan causar confusión
  • Ansiedad, estrés y/o depresión
  • Alcoholismo
  • Deficiencia en vitamina B-12
  • Hipotiroidismo
  • Tumores o infecciones cerebrales

Lamentablemente, no se han encontrado tratamientos con medicamentos para tratar los problemas cognitivos leves. Sin embargo, se recomienda que hagas ejercicios físicos regularmente y que realices actividades que te estimulen mentalmente como lo es leer o hacer sopas de palabras. Además, se recomienda que mantengas una dieta balanceada que incluya frutas, vegetales y pescados ya que contienen omega-3. Finalmente, no te aísles y continúa socializando ya que esto te ayuda a retrasar el deterioro de la condición.

Escríbeme a estureceta@gmail.com con cualquier duda que puedas tener. Hasta la próxima.