Promesa de Reyes cumple 20 años

Por Sandra Caquías Cruz

redaccion@esnoticiapr.com

 

ADJUNTAS – Una de las tradiciones más legendarias en Puerto Rico son las Promesas de Reyes en las que se reúne la gente para cantar y rezar a esas tres figuras bíblicas.

La actividad está atada a un agradecimiento o petición que se le hace a los Tres Reyes. Y la música y comida tienen un papel importante en la celebración.

En comunidades en la zona montañosa del país es donde más se conserva esta tradición. Familias numerosas han pasado de generación en generación la responsabilidad de cumplir religiosamente con celebrar una Promesa de Reyes.

Una de esas familias son los Alicea Serrano, del barrio Juan González, en Adjuntas. Doce hermanos se han dado a la tarea de continuar lo que su padre comenzó hace justo 20 años: una Promesa de Reyes en ofrecimiento por la salud y paz de los niños, así como la unión familiar, explicó Aracelis Alicea Serrano, una de las encargadas de decorar la humilde vivienda para la ocasión.

Raúl Alicea Maldonado, el patriarca de la familia y quien murió hace año y medio, comenzó esa tradición, pero antes de morir, reunió a los 12 hijos para pedirle que no dejaran de realizar la Promesa de Reyes, aun sin su presencia. Los hijos no se atreven faltar a la palabra que le dieron a su padre.

Así es como desde principios de diciembre las figuras de los Reyes y los nacimientos comienzan a ocupar los diversos rincones de la vivienda. En la sala de la casa construyen un altar con diversas figuras de los Reyes. También colocan una foto del patriarca de los Alicea Serrano. En la cocina también hay figuras de los Tres Reyes.

La Promesa de Reyes la celebran justo el 6 de enero e incluye celebrar en la casa de los Alicea Serrano la misa que todos los domingos realizan en la capilla del vecindario. En el transcurso del día entran y salen grupos de música y otros cantantes que se detienen frente al altar a cantarle a los Reyes.

Mientras, en la parte trasera de la casa el fogón es prendido desde el amanecer. Todos los alimentos son preparados con leña y eso incluye los perniles, explicó Rosa Adela Alicea Serrano, quien desde mediados de diciembre tiene la leña que utilizará en la ocasión.

Contrario a otras Promesas de Reyes, destacó Rosa Adela, en esta actividad está prohibido el consumo de bebidas alcohólicas. Destacó que su padre tenía esas instrucciones para evitar los problemas que acarrea las personas ebrias.

Juana Serrano Rivera, madre de los Alicea Serrano, narró que los 12 hermanos, uno de ellos desde los Estados Unidos, colaboran con lo que necesitan para la actividad. También llegan personas que voluntariamente comparten algún alimento que desean repartir a todos los que ese día pasan por el lugar.

“Para la promesa no se hace una invitación. La gente llega. Mi papá decía que se abrían las puertas de las casas para todo aquel que deseaba llegar”, destacó Rosa Adela. Explicó que los visitan familias de pueblos distantes que han convertido en una tradición acudir a Promesas de Reyes.

La tradición, según explicó, incluye regresar a su casa a los que se quedan con ellos hasta el final. La promesa comienza cuando abren las puertas de par en par y la familia recibe a los cantantes.

La Promesa de Reyes incluye el rezo de tres rosarios, 12 aguinaldos y la misa. Los rosarios comienzan el 6 de diciembre. El patriarca de la familia era ministro de la eucaristía.

Varios miembros de la numerosa familia -12 hijos; 32 nietos y 35 biznietos- se arrodillan frente al altar a cantar los aguinaldos a los Reyes. La tradición es una celebración de 12 horas, destacó doña Rosa Serrano.

 

Promesa de Reyes en Adjuntas – Foto: Tony Zayas / tzayasponce@gmail.com