¿Qué conoces sobre la hiperplasia benigna de la próstata?

Quizás tengas un familiar o conocido que al llegar a cierta edad se ha comenzado a quejar de problemas a la hora de orinar. En este momento puede que le dan largas al asunto buscando no tener que ir al médico.

¿Por qué? Porque el examen de la próstata es uno desagradable para algunos hombres y es precisamente la próstata la que puede estar causando los problemas a la hora de orinar.

La próstata es una glándula en forma de nuez que forma parte del sistema reproductivo masculino. Su trabajo es ayudar con la producción de semen. Para que tengas una idea, se encuentra debajo de la vejiga y rodea la uretra que es el tubo por el cual la orina y el semen salen del cuerpo.

Según explica la “Urology Care Foundation”, la próstata pasa por dos periodos de crecimiento durante la vida de un hombre. La primera fase ocurre temprano en la pubertad y la segunda cerca de los 25 años y continua por el resto de la vida. Cuando el agrandamiento no es causado por cáncer se le conoce como hiperplasia benigna de la próstata (HBP).

Este crecimiento puede presionar la uretra causando los siguientes síntomas:

  • Necesidad de orinar frecuentemente
  • Sensación de urgencia por orinar
  • Dificultad para comenzar a orinar
  • Flujo de orina débil y/o interrumpido
  • Imposibilidad de vaciar la vejiga por completo

Para realizar un diagnóstico de HBP el médico hará un examen digital rectal y posiblemente luego te envíe a hacer ciertos estudios para descartar la posibilidad de cáncer. Una vez confirmado el diagnóstico, decidirá el tratamiento que debes seguir para controlar el crecimiento de la próstata y aliviar los síntomas.

Entre los medicamentos que ayudan a controlar el crecimiento están el finasteride (Proscar) y dutasteride (Avodart). Para aliviar los síntomas se utilizan el tamsulosin (Flomax), doxazosin (Cadura), alfuzosin (Uroxatral) y terazosin (Hytrin).

Un tratamiento natural que se menciona mucho al hablar de HBP es el “saw palmetto”. Sin embargo, falta evidencia contundente que muestre la efectividad de este tratamiento. Por lo tanto, no se deben sustituir los medicamentos recetados por su médico para comenzar a tratarse exclusivamente con este producto.

En ocasiones, el agrandamiento es tan severo que aun utilizando una combinación de medicamentos no se logra un control satisfactorio para el paciente. En estos casos, el médico puede evaluar la necesidad de realizar algún procedimiento que ayude a aliviar los síntomas o finalmente te pueden hacer una cirugía para remover tejido que este causando obstrucción.

Si sospechas que puedes tener HBP, no te hagas de la vista larga y visita a tu médico para que puedas comenzar un tratamiento a tiempo y logres tener una mejor calidad de vida. Recuerda que puedes escribirme a estureceta@gmail.com

Hasta la próxima.