¿Qué es la enfermedad inflamatoria intestinal?

 

Cuando una persona es diagnosticada con enfermedad inflamatoria intestinal (EII), es normal que se llene de dudas ya que es una condición de la cual no se escucha hablar comúnmente. Debo decir que tengo familiares y amigos que la padecen. Es por esta razón que quiero darte información básica para que puedas aprender sobre la EII y entiendas las situaciones por las que pasan los pacientes que la padecen.
La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) se componen de dos condiciones que causan inflamación en el tracto digestivo. La primera es la enfermedad de Crohn y la segunda es la colitis ulcerosa. La enfermedad de Crohn es una condición inflamatoria crónica que puede afectar cualquier parte del tracto digestivo, comenzando en la boca y terminando en el ano, y puede afectar todas las capas del intestino. Por otro lado, la colitis ulcerosa afecta solamente al colon y se limita a la capa superficial del mismo.
Estas condiciones comparten sus síntomas. Algunos de estos son la aparición de diarrea, fiebre, cansancio, pérdida de apetito y de peso, sangrado rectal y fuertes dolores estomacales. En ambos casos, los pacientes pueden tener periodos en los que la enfermedad está activa (brotes) y otros de remisión. Como ambas condiciones tienen síntomas parecidos, hay casos en los que no se puede determinar cuál de las dos es la que padece la persona.
Al momento de atacar cualquiera de estas condiciones, puede que tu médico necesite ir cambiando los medicamentos que te receta hasta encontrar la dosis o combinación indicada para mantenerte en remisión. Afortunadamente, aunque no esté claro cuál de las dos condiciones es la que padeces, los tratamientos son los mismos. Algunos de los medicamentos utilizados son prednisona, Asacol®, Canasa®, Azulfidine®, Imuran®, metotrexato, Humira® y Remicade®.
Junto con el tratamiento, es importante que hagas cambios en tu dieta para evitar irritaciones en el tracto gastrointestinal. Esto cobra mayor importancia cuando te encuentras en un periodo activo de la condición. La página www.crohnscolitisfoundation.org hace algunas recomendaciones para evitar la incomodidad y dolores fuertes luego de comer.
– Come porciones pequeñas y más frecuentes.
– Reduce la cantidad de alimentos fritos y/o con mucha grasa.
– Restringe los alimentos altos en fibra como pan y pasta integral, vegetales de hoja, nueces, etc.
– Evita los alimentos picantes, “popcorn”, ciruelas, habichuelas y granos.
– En periodos de condición activa debes evitar el café y cualquier alimento que suela causarte incomodidad.
Si conoces a alguien que padezca Crohn o colitis ulcerosa, recuerda que físicamente pueden verse bien, aunque estén pasando por un momento difícil de su condición.
La rutina diaria se puede ver afectada, pero a pesar de los desafíos, con la ayuda del médico y de la familia, con el tratamiento indicado y esfuerzo es posible continuar con las actividades cotidianas.

 

 

Deja un comentario

*