Que las infecciones de oído no empañen las vacaciones

La llegada del verano es una de las épocas más esperadas tanto para padres como niños.  Es el momento en el cual las familias se unen, planifican viajes familiares, actividades al exterior, en especial entretenimiento que involucran deportes acuáticos o exposición a diversos cuerpos de agua.

Estos momentos generan nuevas historias y aventuras que transforman la vida de los que vacacionan.  Sin embargo, existe un elemento que podría trastocar este ambiente lleno de alegría; las infecciones de oído entre los más pequeños.  Aunque vivimos en un país tropical y  pudiéramos pensar que se disfruta de las playas y piscinas durante todo el año, durante la estación del verano es que se ve más movimiento.  Por lo que es común que las visitas a la sala de emergencia por este tipo de condición aumenten.

La infección de oído u otitis en el oído medios se origina cuando bacterias o virus entran al oído medio que es el espacio que está detrás del tímpano.  Lo que provoca que este canal se llene de pus.  El mismo presiona al tímpano causando dolor.

Síntomas:

– Fiebre o incomodidad que no mejora luego de 24 horas o 48 horas.

– Dolor intenso

– Si el dolor cesa de repente podría representar una ruptura del tímpano y provocar pérdida de audición.

– Los síntomas empeoran

– Aparecen nuevos síntomas, fuerte dolor de cabeza, mareo, hinchazón alrededor del oído o movimientos involuntarios de los músculos de la cara.

Este tipo de infección si se trata a tiempo evitará otras situaciones que lamentar.  Por eso, es importante que acuda a su sala de emergencia para recibir tratamiento de inmediato.  No buscar solución rápida podría provocar la pérdida de audición del pequeño.

Esto no significa que tanto padres como pequeños no podrán disfrutar de las actividades acuáticas.  Existen alternativas para evitar o prevenir este tipo de enfermedad.

Medidas preventivas:

– Mantener las orejas de tu niño secas luego de un chapuzón o del baño.

– Evitar piscinas o cuerpos de agua que no estén libre de contaminantes.

– Sabemos que los niños son efusivos, sin embargo, deben evitar que entren de forma brusca al agua.

– Utilizar tapones protectores para los oídos.

– No introducir objetos en los oídos.  Se recomienda evitar el uso de palitos de algodón.  Esto puede llenar el canal auditivo con los residuos del algodón.

– Ir al médico de su preferencia si se presentan algunos síntomas o malestar.

Si presentas alguno de estos síntomas visita la Sala de Emergencia del Hospital de Damas.  Queremos que disfrutes de tus vacaciones sin situaciones que lamentar.  Cuidado de Excelencia de Generación en Generación.

Para más información:

Hospital Damas

787-840-8686

www.hospitaldamas.com