¿Qué sabes sobre el fallo cardiaco congestivo?

El fallo cardiaco congestivo es un problema que aparece cuando el corazón no está bombeando la sangre de la forma en que debería hacerlo.

Esto ocurre porque el corazón se ha debilitado debido a otras condiciones de salud como la diabetes, hipertensión, defectos cardiacos y obesidad entre otras. Por lo tanto, el cuerpo no estará recibiendo la cantidad de sangre oxigenada que recibiría una persona con un corazón saludable.

Es sumamente importante que estés alerta y aprendas a identificar si estás teniendo este problema.

La Asociación Americana del Corazón recomienda que, si tienes más de uno de los siguientes síntomas, debes hablar con tu médico.

  1. Falta de aire al realizar una actividad física.
  2. Cansancio
  3. Tos seca
  4. Hinchazón en los pies, piernas y/o abdomen
  5. Problemas para dormir.
  6. Aumento de peso súbito.

En ocasiones, la falta de aire se presenta mientras estás en reposo, la tos es frecuente, comienzas a sentir mareos, confusión, pérdida de apetito y problemas para dormir en posición horizontal. Si esto ocurre, debes buscar ayuda médica inmediatamente.

El fallo cardiaco puede causar otros problemas como daño a los riñones, hígado y a las diferentes válvulas del corazón. Por eso es sumamente importante que comiences a hacer cambios en estilos de vida que ayuden a controlar este problema y seguir el tratamiento con medicamentos que indique tu médico.

Los cambios en estilo de vida recomendados incluyen no fumar, mantener un peso saludable, controlar la cantidad de líquido que tomas, evitar el consumo de alcohol y cafeína, mantenerte físicamente activo y reducir el estrés.

El tratamiento para pacientes de fallo cardiaco suele incluir una combinación de medicamentos y es esencial que los tomes según se te indique para evitar las complicaciones que ponen en riesgo la vida. Entre las opciones de tratamiento se encuentran:

  1. Medicamentos para controlar la presión ya que algunos ayudan a dilatar los vasos sanguíneos y otros ayudan a controlar el ritmo cardiaco.
  2. Diuréticos para ayudar a eliminar el exceso de líquido que causa la hinchazón en piernas y abdomen.
  3. Digoxin que aumenta la fuerza con que el corazón bombea y controla el ritmo cardiaco.

Aprender a controlar los síntomas del fallo cardiaco te ayudara a poder mantener una mejor calidad de vida.

Escríbeme tus dudas a estureceta@gmail.com  ¡Hasta la próxima!