Recomendaciones para atender la salud mental tras evento como María

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

Los daños ocasionados por el paso de los huracanes Irma y María dejaron muchas lecciones por lo que, un grupo de profesionales de salud mental, entre ellos doctores y catedráticos, desarrolló un listado de recomendaciones para la intervención comunitaria en situaciones como las vividas en Puerto Rico.

Generar un plan de desalojo y asistencia para los adultos mayores que residen en edificios multipisos, reformar los refugios para que también sirvan como centros de salud comunitarios y el establecer programas educativos sobre sustentabilidad en temas de energía y agua potable son solo algunas de las recomendaciones tras la experiencia vivida con el paso de dos fenómenos atmosféricos.

Las recomendaciones fueron divulgadas durante el simposio: ‘La salud mental en Puerto Rico tras el paso de los huracanes Irma y María: Impacto e intervención comunitaria’, celebrado en la Universidad Central de Bayamón (UCB) en una alianza con la Universidad Carlos Albizu.

“Como instituciones educativas, nuestro deber y responsabilidad es transmitir el conocimiento y elaborar planes de acción en favor de la comunidad. Esperamos que estas recomendaciones ayuden en el desarrollo de política pública en pro de los ciudadanos”, expresó la presidenta de la UCB, Dra. Lillian Negrón Colón, quien agradeció a los profesionales que compartieron sus conocimientos y experiencias con los asistentes al Simposio.

La directora de la Comisión de Salud del Senado de Puerto Rico, Debbie Figueroa, acogió las recomendaciones que llevaría al senador Ángel Martínez, presidente de la Comisión senatorial de Salud. La funcionaria invitó a ambas instituciones universitarias a integrase a la Coalición de Salud Mental.

 

Recomendaciones:

  • Desarrollar un plan de continuidad alterno para restaurar las operaciones de hospitales a un nivel aceptable mínimo, dando prioridad a los datos obtenidos de investigaciones.
  • Generar un plan de desalojo y asistencia de los adultos mayores en los edificios multipisos.
  • Reformar los refugios para que sirvan como doble propósito de ser los centros de salud comunitarios. El Gobierno debe asignar de antemano profesionales de agencias de salud, trabajadores de la salud mental y de la medicina voluntarios en cada localidad.
  • Establecer programas educativos sobre sustentabilidad en temas de energía y agua potable.
  • Mantener sistemas de radio de onda corta en los refugios y hospitales, entre otros.
  • Revisar los protocolos de emergencia en comunidades y escuelas para asegurar que incluyan medidas de recuperación que se activen antes de la emergencia.
  • Considerar el apoyo psicológico y emocional como parte integral de toda respuesta ante una emergencia y/o desastre.
  • Promover un programa psicosocial para el manejo de emociones en los protocolos de respuesta e intervención gubernamentales tanto a nivel central (COE) como a nivel municipal.
  • Orientar a la ciudadanía sobre estrategias para el manejo emocional a nivel individual y familiar ante la amenaza de un desastre, su ocurrencia y etapas posteriores al mismo.
  • Elaborar un Directorio de Psicólogos por región.
  • Desarrollar programas para ayudar a disminuir el estrés emocional a policías estatales y municipales.
  • Otorgar a cada profesional de la salud mental colegiado la responsabilidad de trabajar con unas áreas asignadas de las comunidades.
  • Orientar sobre las secuelas de trauma por desastres naturales, las respuestas adaptativas y mal adaptativas, tanto a nivel individual como comunitario.
  • Capacitar líderes y proveedores locales sobre los Primeros Auxilios Psicológicos, con el fin de poder asistir y estabilizar a personas en crisis, luego de un evento estresante/traumático.

Entre los profesionales que sometieron sus recomendaciones y participaron del simposio: Monserrate Allende, directora de la Línea Pas de ASSMCA; el psicólogo clínico Domingo Marqués; psicólogo Daniel Martínez; la doctora Lourdes Mariela Torres; el vicepresidenta de la Asociación de Psicología Escolar de Puerto Rico, Ramis Sepúlveda; los estudiantes de psicología Elixandra Colón-Bou, Joveiska Acevedo De Jesús y Víctor Vivas López.